BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in
opinion

opinion (66)

¡Defendamos los derechos humanos!

Lo natural del capitalismo es la competencia.

Lo natural de la competencia es intentar someter o engañar al competidor.

Lo natural del uso del engaño o de la fuerza es apropiarse de algo del otro.

Hacerte con algo del otro, con fuerza o engaño, es robarle.

Robar a otro es provocarle a la violencia.

Provocar a la violencia, produce violencia.

La violencia entre países es la guerra.

Con lo que es justo concluir que la ideología capitalista es causa de todas las guerras. Y debería ser considerada criminal, en derecho internacional.

¿Quien tenía interés en venderle gas, petróleo y armas a Europa, tenía poder para provocar la guerra de Ucrania?

¿El gobierno de Ucrania, se atrevería a hacer la guerra con Rusia, si no tuviera ya un acuerdo previo con USA?

¿Se habría atrevido el gobierno USA a luchar en solitario contra Rusia, si no hubiera tenido un acuerdo previo con el gobierno de la UE?

Y las preguntas clave. SOBRE DEMOCRACIA.

¿Si hicieran ahora un referéndum en Ucrania, con libertad de información, sobre si parar la guerra, ganarían los de continuar, o los de parar?

¿Si se hiciera ese mismo referéndum en Europa, con libertad de información, ganarían los de seguir o los de parar la guerra?

¿Y si se hiciera en EEUU, con libertad de información, quien ganaría?

Con lo que es justo concluir que nuestros gobiernos, incluido el de USA, son un fraude democrático, y no tienen legitimidad alguna para representarnos, y menos para mandar a morir a ninguna persona en ninguna guerra, para mejorar el negocio de algunos criminales sin escrúpulos, que se disfrazan de su país, pero que van sólo a lo suyo.. 

¡Defendamos los derechos humanos! ¡Reclamemos la paz!

¿QUIÉNES FUERON LOS “BUENOS” Y LOS “MALOS” DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA?

Ya va siendo hora, pienso yo, de tratar nuestra Guerra Incivil con la misma perspectiva histórica con que tratamos las guerras carlistas o la invasión napoleónica. Hoy, en 2022, nadie menor de 110 años de edad pudo ostentar el grado de oficial durante nuestra guerra incivil. Nadie menor de 105 años pudo ser suboficial. Nadie menor de 100 años pudo ser soldado raso. Y nadie menor de 60 años puede tener recuerdos personales del dictador Francisco Franco, el vencedor de aquella contienda, que falleció en su cama en 1975.

Antes de que la mal llamada Ley de Memoria nos desmemorie a todos, antes de que la Ley que prepara el Partido Socialista, Unidas Podemos y Bildu me diga lo que debo o no debo pensar sobre la Guerra Incivil, y antes de que me multen por escribir aquello que no sea la verdad oficial, me daré el gusto de publicar unas cuantas reflexiones sobre la Guerra Incivil, aderezadas de hechos objetivos para apoyar mis argumentos. Y que se les seque la yerbabuena a quienes quieran enredar.

Respecto a la Guerra Incivil Española (1936-1939) hay tres conceptos que se funden y confunden intencionadamente desde hace 86 años. A saber: LEGITIMIDAD, RAZÓN Y BONDAD. Aunque –pienso yo– no hay que ser un Pitágoras para, dejando atrás los rencores, responder con ecuanimidad:

a-¿Qué bando tenía la legitimidad (asimilable a legalidad) en aquel conflicto incivil de 1936-1939: los republicanos o los franquistas?

Respuesta: los republicanos, no cabe duda. La República, aunque imperfecta, era legítima. Y quien se subleva contra un régimen legítimo (llámese Mola, Tejero, Franco, Companys, Largo Caballero, Indalecio Prieto o Puigdemont) carece de legitimidad y es un golpista, o un sedicioso. O ambas cosas. De primero de democracia es eso.

b-¿Qué bando tenía “LA” razón?

Respuesta: Ninguno. Nadie tenía “LA” razón al completo, pero ambos bandos tenían “SUS” razones para liarse a tiros. Razones confesables o inconfesables; materiales o idealistas; canallescas o sublimes. Incluso razones de pura supervivencia, en un alto porcentaje de los casos. La verdad sea dicha: llegaron a haber tantas razones en juego como personas implicadas en la contienda.

c-¿Qué bando era, pues, “el bueno”?

Respuesta: “buenos” son los Ángeles del Cielo que están a la diestra del Señor, allá en Su Gloria. Porque yo, confeso admirador de don Arturo Pérez-Reverte, no negaré sus palabras:

<<…No todos los que hoy recuerdan con orgullo a sus abuelos, heroicos luchadores de la España republicana o nacional, saben que muchos de esos abuelos no pasaron la guerra peleando contra sus iguales, matando por sus ideas o por su mala suerte, sino sacando de sus casas de madrugada a infelices, cebando cunetas y tapias de cementerios con maestros, poetas, terratenientes, sacerdotes, militares jubilados, sindicalistas, votantes de derechas o de izquierdas, incluso a simples propietarios de algo bueno para expropiar o robar. Así que menos orgullo y menos lobos, Caperucita>>.

Así pues, sabiendo eso, repito mi pregunta: ¿Qué bando era “el bueno”? Venga, lector, ayúdame a salir de dudas:

Bueno fue Melchor Rodríguez, anarquista de postín, delegado de prisiones en Madrid por la República, quien, jugándose la vida muchas veces, se negó a que los milicianos sacaran de las cárceles a los derechistas para darles matarile. Y malo fue el miliciano comunista que abrió en canal a un sacerdote y colgó sus restos de unos ganchos en la puerta de su casa con el siguiente cartel: <<se vende carne de cerdo>>.

Bueno fue Luis Rosales, poeta falangista que escondió en su casa a Federico García Lorca, aunque no pudo impedir que al final se lo llevaran detenido. Y malos fueron los falangistas sin nombre que, en Granada, le pegaron cuatro tiros a Federico por ser homosexual y de izquierdas. O los falangistas de Castilla la Vieja que, acompañados de un capellán castrense, entraban en los pueblos, rapaban a las mujeres de los rojos, les daban aceite de ricino y, tras un padrenuestro del cura, asesinaban sin piedad (y sin juicio) a sus maridos.

Bueno fue el alcalde republicano de Málaga, don Eugenio Entrambasaguas, el cual, entre julio de 1936 y febrero de 1937, a través del cónsul de Méjico en Málaga, puso a salvo en Gibraltar a numerosos sacerdotes y personas de derechas. Y malo fue el fiscal Arias Navarro, “carnicerito de Málaga”, futuro Presidente del Gobierno en los últimos años de Franco, quien, ante las súplicas del cónsul mejicano para que perdonase la vida del buen alcalde republicano dijo así:

<< ¡Pero cónsul, por favor! ¡Es el alcalde rojo de Málaga! ¡Es “fusilable por necesidad”! >>.

Y el cabrón, lo fusiló.

Bueno fue el cura de mi pueblo, con una demencia senil, retirado desde hacía varios años de labores pastorales, el cual, mientras los milicianos del partido comunista le hacían cavar su propia fosa antes de asesinarlo (y después de haberlo torturado con muchísima crueldad), los bendijo a la luz de la luna y les pidió permiso para rezar un Credo. Se llamaba aquel mártir don Ricardo Muñoz Ortega. Y malos fueron, ¡cómo no!, sus asesinos.

Bueno fue el médico canadiense Norman Bethune, de las Brigadas Internacionales, que anduvo con su ambulancia entre los civiles bombardeados por Queipo de Llano en la carretera Málaga-Almería, curando a duras penas las heridas y transfundiendo sangre como buenamente podía. Y malo fue el criminal Queipo de Llano, general psicópata y borrachín al servicio de Francisco Franco, quien bombardeó desde el mar y desde el aire a decenas de miles de malagueños republicanos que huían por aquella carretera en lo que se ha conocido como “la desbandá”.

Bueno fue el propietario de derechas que, ante la inminente entrada de las tropas franquistas en su pueblo, ocultó tras un muro de su casa a dos líderes jornaleros que, en los inmediatos meses del dominio rojo, le habían expropiado sus tierras. Y malo fue Juan Negrín, Presidente del Gobierno de España en los últimos estertores de la República, el cual, aun a sabiendas de que todo estaba perdido, alargó la guerra innecesariamente doce meses para hacer un favor a Stalin y mantener abierto en España un conflicto con posibilidad de internacionalizarse.

Bueno fue Miguel Hernández, poeta marxista que visitaba trincheras y que murió de tuberculosis en las cárceles de Franco. Y malo fue Rafael Alberti, poeta marxista también, apoltronado en la retaguardia (como un rey) a costa de la “Agrupación de Intelectuales Antifascistas”, visitando checas madrileñas para su esparcimiento moral, viajando a la madre Rusia a cuenta del erario público y señalando con su pluma (“¡A paseo!” se llamaba su columna) a cuantos intelectuales de derechas necesitaban, según él, un inmediato “tratamiento”. Entre ellos, a Unamuno (que se pudo librar de sus iras).

Bueno fue Baudilio Sanmartín, comandante republicano que se negó a abandonar a la población civil de Málaga cuando sus superiores, a la vista de las tropas de Franco, ya habían huido de la ciudad. Y malos fueron los milicianos psicópatas que violaban y torturaban a los presos derechistas en las checas madrileñas o catalanas (“cárceles del pueblo”, las llamaban). Eran anarquistas, socialistas, comunistas y separatistas de Companys que, a falta de valor para luchar en los frentes, dedicaron sus esfuerzos “revolucionarios” a las siguientes torturas: la banderilla, el “empetao”, la ratonera, la silla eléctrica, la argolla, el quebrantahuesos, el depósito, la bañera, el huevo, la verbena y el dentista. Técnicas todas ellas que me niego a describir aquí, por si hay niños que me leen.

Y esto es todo cuanto debo decir de nuestra gran guerra, querido lector. Así de fácil o así de difícil fue. Que no existe, ni existirá, la bondad o la maldad colectivas. Pues la bondad, como la inteligencia o la belleza, no la posee un grupo organizado de personas –llámese Partido, Iglesia, Nación o Sindicato– sino cada uno de sus componentes individuales. Y bondad no es tan sólo la ausencia de maldad, sino un gesto proactivo hacia quien es perseguido, hacia quien sufre, un sufrir también con él, un entregarse. Y la bondad nada tiene que ver con tener o no razón, ni con la legalidad, ni con la legitimidad. Se tiene razón, o no se tiene. Se posee legitimidad, o no se posee. Pero la bondad y la maldad son tonos grises, como grises fueron, también, las infinitas historias personales de nuestra Guerra Incivil.

Y ésta, lector, es mi “Memoria Histórica”.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.

Médico y escritor malagueño.

Harto de los no pensantes

Más que harto, estoy indignado con los parados, mileuristas, autónomos, trabajadores de todos los gremios y de los que se creen clase media por sus conversaciones de Bar, haciéndose eco de las consignas del PP y satélites respecto a bajar los impuestos al menos en un 5%. No recuerdan que los mismos partidos que ahora hablan, cuando gobernaron subieron los impuestos por Decreto Ley.

Algunos de estos no pensantes son llamados «fachas pobres», por ser seguidores de las consignas pregonadas insistentemente en los medios controlados por esos partidos (casi todos) si exceptuamos a los independientes (la mayoría digitales), esta nueva ocurrencia del PP tiene un fin, desmovilizar a los votantes, sin darse cuenta estos pensantes de Bar o sesudos de oficinas que solo ven TV sin comprender que esta consigna es de los «poderes fácticos», algo así expone Tezanos en un artículo publicado en la revista Temas y titulado «Encrucijada político-preelectoral», el no leer es otro de los motivos del descerebramiento de estos elementos. Los descerebrados no pensantes deberían de reclamar al PP que se sume a la ciudadanía en reclamar un salario acorde con las subidas provocadas por la inflación de la que son culpables los Grandes Emporios financieros.

No sé si saben los no pensantes que los impuestos que recauda el Estado sirve para Sanidad, Educación, Prestación de desempleo, IMV y Servicios Sociales entre otros, pero siempre públicos, y cuando gobernaron estos partidos, gran parte fue para enriquecimiento de presidentes, ministros y adjuntos, restando inversión en lo Público, (o privatizaron directamente), pero su práctica habitual fue desviar gran parte de esos impuestos en subvenciones a la Iglesia, Hospitales y Enseñanza privada, también a grandes empresas de pingües beneficios, para proyectos futuros y no utilizando sus beneficios por si fracasan, como ha ocurrido supuestamente en muchos casos.

Estos charlatanes de Bar no saben que gran parte de lo recaudado van a las CC AA que lo distribuye supuestamente en lo público, pero es notoria la prevaricación reinante donde benefician a determinados elementos afines en detrimento de la ciudadanía, hablan de bajar sobre todo el precio de los combustibles, pero ¿quién sube los precios?, el Estado no, durante la actual aventura USA en Ucrania donde nos han metido, ha generado una subida de hasta un 75% en el combustible, consiguiendo las grandes corporaciones de hidrocarburos disparar sus márgenes de refino llegando a ganar 150.000 millones en el primer semestre, a ellos la rebaja de los impuestos les beneficia directamente a pesar de que nunca pagan conforme a la media de la ciudadanía, alrededor del 15% del IRPF, ellos pagan (por su ingeniería financiera, no más de un 3%), estos serán los verdaderos beneficiados de la rebaja de impuestos. Por qué los no pensante no piden al PP que se sume en la petición de un salario digno para los asalariados, a sus mentores del IBEX 35, en lugar de rebaja fiscales donde están algunos de los antiguos gobernantes como asesores o en consejos de administración por las llamadas «puertas giratorias», que con sus contactos estos grandes consorcios piden subvenciones para proyectos eólicos, solares o verdes, tanta caradura no la entiendo, pero los aplaudidores ni se enteran, tal vez con un ejemplo vean la realidad: - Los que cobran alrededor de 30.000 € anuales y con un 18% de IRPF, les supone un sueldo real de 24.600 €; si se le resta directamente un 5% más, el IRPF quedaría en el 13%, resultando un total de 26.100 €, son 1.500 € más para gastar, alrededor de 4 € diarios por familia, mientras que Bancos, y Grandes Emporios de todo tipo con beneficios superiores a los 5.000 millones anuales a esos que no pagan más de un 3%, ¿que se les hace? ¿dar dinero? Eso son los 250 millones € de cada uno de ellos, de lo Público para beneficio de las grandes fortunas. Que expliquen los sesudos economistas del PP como aplicar el 5%, o al menos cómo queda la ampliación de los consejos de administración, y asesores de esas grandes empresas para esos políticos cuando abandonen la política, esos que son jaleados por los descerebrados de «clase media» charlatanes de Bar, mileuristas, autónomos o trabajadores en general, a todos les diría una frase muy de Cádiz ¿tú no serás tonto?

José Enrique Centén Martín

https://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

Mi alma tiene prisa

- Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora.

- Me siento como aquel niño que ganó un paquete de «dulces»; los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.

- Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

- Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.

- Mi tiempo es escaso como para discutir títulos. Quiero la esencia, mi alma tiene prisa… Sin muchos «dulces» en el paquete…

- Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana. Que sepa reír de sus errores. Que no se envanezca, con sus triunfos. Que no se considere electa antes de la hora. Que no huya de sus responsabilidades. Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

- Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

- Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas. Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñaron a crecer con toques suaves en el alma.

- Sí…, tengo prisa…, tengo prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.

- Pretendo no desperdiciar parte alguna de los «dulces» que me quedan. Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.

- Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

- Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una y ésa, es la que debes disfrutar con moderación.

 - Poema de Mario de Andrade [Sao Paulo 1893 - 1945], poeta, novelista, ensayista y musicólogo. Uno de los fundadores del modernismo brasileño).

- Se lo dedico a todos aquellos que lucharon durante la dictadura y nos enseñaron el camino para continuar en la década de los 60, 70, 80, muchos de ellos torturados, otros cayeron asesinados de un tiro traicionero de los fascistas.
- También para los que aún viven y no queden en el olvido, anónimos luchadores que guardan silencio saboreando esos «dulces» que lograron, y aún participan con otro tipo de brío por ser menos jóvenes, pero con la esperanza que cojan el testigo las nuevas generaciones, porque mucho de lo conseguido se los están arrebatando y son pocos los que se dan cuenta.

 

José Enrique Centén Martín

https://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

 

Los «cuñaos»

Una vez más el morado molesta, en 1977 lo dijo S. Carrillo, y desde el 2014 la derecha más corrupta de España empezó a actuar encarecidamente contra Pablo Iglesias y PODEMOS, lo de Pablo fue una persecución sin parangón, con amenazas de muerte, para él y familia, era el ojo del huracán de PODEMOS a batir, ahí empezaron a surgir los «los cuñaos» avispados, cada uno queriendo ser el líder, agazapados a la espera para cuando acabasen con Pablo, y empezó las Taifas en las comunidades donde Podemos tenia influencia.

Hoy en el 2022, se ha consumado en Andalucía, por un lado, Teresa una «anticapi» que no quiso dar su apoyo al PSOE en el 2018, por no querer apoyar a un partido corrupto, ello dio paso a VOX y a los fascistas en el gobierno andaluz, y desde entonces el paro, la corrupción, las privatizaciones de lo público, no han hecho más que aumentar, todo por la actitud personal y egocentrista pensando en «lo mío», no en los que le dieron su apoyo y votos, rompiendo con Podemos que la aupó como líder vamos una «cuñao». Y ahora en las nuevas elecciones una vez más la magnanimidad de Podemos se ha visto traicionada, dado que Yolanda Díaz en Andalucía ha apostado por una candidata de IU, cerrando acuerdos con Más País (Íñigo Errejón) «otro cuñao», siendo invitado Podemos a sumarse, como si fuese un partido marginal en Andalucía, cuando el que lo es, es Más País. Veremos si esa apuesta ha sido otro «cuñao» no solo a Podemos, sino también a Yolanda, declaraciones posteriores de Inma y sobre Andalucía es de un rampante andalucismo nacionalista, olvidando su importancia a nivel nacional.

Yolanda, quiero creer que tu actuación no sea de «cuñao», te lo han hecho supongo. Así comprenderás que todos quieren ser líderes de su parcela, les importa un carajo la Nación, es un «hablemos de los mío». En el facherío ocurre lo contrario, todos unidos para robar como única ideología y si se intenta denunciar a alguien desde dentro, lo fulminan.

Pronto se ha olvidado que solo gracias a Podemos hay dos ministros comunistas en el gobierno actual, hecho que no se repetía desde la República con Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, ambos tuvieron que exiliarse al final de la contienda. Yo que soy Podemos incluso antes de que existiera, me avergüenza la continua traición de los llamados comunistas, llevo desde 1969 en la lucha y he visto de casi todo del PCE, desde el revisionismo «carrillista», hasta su desvarío en la «Platajunta», donde incluía a personas vinculadas con el padre del caza-elefantes (el huido a Abu Dhabi).

Ahora en Andalucía la traición se perpetúa, pero no soy como los «puristas» de IU, votaré para que la ultraderecha no se afinque en Andalucía, no como los que llamaron a la abstención con tal que Podemos no lograran votos suficientes, incluso capaces de actuar como en Ardales (Málaga), donde IU logró la Alcaldía con los votos de Falange (A) en el 2007, frente al PSOE.

Votaré a pesar de todo, porque Podemos ha actuado con responsabilidad y generosidad para sumar, decidió retirar su candidato cuando Yolanda Díaz pidió que se aceptara la opción de IU con Inma Nieto y fuese posible la unidad, ¿amenazó el «cuñao» IU?, pero no conforme con eso, tras aceptar esa condición, la organización con la que se negoció, registró de forma incorrecta la documentación para Constituir la Candidatura, pero casualidad, sin Podemos, vamos lo que el IBEX35 lleva intentando «tiempo ha» en el resto de España. Mientras tanto el PSOE se mantiene a la expectativa de forma muda, son pasos para la vuelta al Bipartidismo, añorado por muchos «sociatas», los llamados «barones», tanto los antiguos como los incipientes a la espera de las ansiadas «puertas giratorias», algunos ya en el Gobierno actual.

 

 

José Enrique Centén Martín

https://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

 

Cloaca No Intransigente

La no intransigencia es con los fascistas, al ser un supuesto servicio de inteligencia de ideología puramente franquista, sus investigaciones y su proceder tienen un sesgo ideológico concreto, cuando debería ser totalmente neutro e investigar a los que verdaderamente están en contra la España Plurinacional, es decir, contra personas o grupos al servicio de otros países que atenten contra la población española, o a determinadas personas que abusan de su posición política, pero no es así, sus filas están repletas de elementos con un ideario trasnochado hace décadas y repudiado por los países demócratas, donde se incluyen jueces y fiscales en las distintas escalas, hasta la más altas instancias.

 Actuando a favor de cierta élite en lugar de servir a la ciudadanía a la que deben proteger, como los malversadores del Erario Público, como el «niño de Abu Dhabi», protegiendo o sobornando a sus mantenidas, cuando no amenazando a una de sus «almejas» preferidas por «el origen de unos milloncejos de nada», tampoco tiene indicios de quien es M. Rajoy en los «papeles de Bárcenas», o los autores de las balas en sobres al Vicepresidente de Gobierno, Ministro de Justicia y a la Directora de la Guardia Civil, la investigación, ¿si hubo?, no llegó a ningún sitio, solo a la retirada de manera «inmediata» del trabajador de Correos por no ser capaz de identificar en las imágenes que mostraba el equipo radiológico la munición. Tampoco el identificar más claramente la ideología del autor y los que hacen eco por su deseo de matar a 26 millones de españoles incluidos sus hijos, claro alegato para el asesinato de más de la mitad de los españoles, personajes que se enorgullecen de los miles de asesinatos del mayor genocida español durante la sublevación militar de 1936 hasta su muerte en 1975, y donde algunos de sus esbirros continuaron hasta la década de los 80. Este servicio de inteligencia ha tergiversado las palabras de Arias Navarro del 20 de noviembre de 1975, como lograron desde 1977 que en la Enseñanza Pública no se hablara del fascismo ni de la dictadura, perpetuando el ideario fascista, al darle otro sentido a la frase «Franco ha muerto», dando un sesgo monárquico que el impuso y de forma larvada significa ¡Franco Vive!

No sería extraño que este servicio de inteligencia tuviera algo que ver con los manipuladores de las 20 denuncias falsas contra PODEMOS y su entorno, está clara su actuación contra políticos catalanes por la tecnología «Pegasus», saldrán más, pero qué casualidad, nada de los manejos que impliquen a miembros del PP y satélites, como en el caso de las 500.00 mascarillas no utilizadas, con el empresario Philippe Solomon al que la Justicia española no localizó, pero que Infolibre ha llegado a entrevistar, como tampoco encuentran a los que se han enriquecido con un sueldo ejerciendo de político desde décadas, siendo capaces de comprar mansiones, vehículos de lujo y chalés de siete cifras, sin hipotecarse, tampoco nada sobre los paraísos fiscales donde esconden sus fortunas, todo ello solo por llevar banderitas hasta en los collares de los perros, o ser capillitas de misa de a 8, pero con la conciencias más negra que el sobaco de un grillo; algo les caerán por ser las ratas de esa cloaca al servicio de intereses particulares, cuando no criminales y, puede que algunas de las más afortunadas consigan un destino o puesto remunerado como algunos expresidentes o exministros, son los «quinta columnista» del PP en el Gobierno de Coalición, y dos personajes sobresalen, Margarita Robles, y Carmen Calvo, presuntamente postuladas como adalides de este Pegasus en España, al servicio de un Belerofonte desconocido, sin sospechar que están vigilados por el Zeus actual, la Dictadura Financiera Internacional, que maneja y alimenta el Fascismo en el Orbe en su beneficio, como se está viendo en el actual conflicto de Europa.

 

José Enrique Centén Martín

https://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

 

 

 

 

Le enfermedad mental

Le enfermedad mental, con la que nos arrastran los que promueven todas las guerras, son los nacionalismos. 
 
Resulta evidente que somos todos igual de humanos hayamos nacido donde sea. 
Y, siendo falsa la idea de la igualdad/desigualdad por territorios, se sigue imponiendo. 
Y seguimos aceptándola como emocionalmente correcta. 
 
Me recordaba un viejo militar la frase guerrera “al enemigo de la patria: bala” .   Lo que manifiesta otra enfermedad mental. 
 
¿Quién concede el honorable título de enemigo de la patria? 
Naturalmente el amigo de la Patria. Que se lo concede a sí mismo.  
¿Y con qué méritos se logra el de enemigo?
Con desobedecer o cuestionar la autoridad del amigo de la patria.
 
Pasó en nuestra guerra civil, en los dos bandos. Y pasa en todas las guerras. La enfermedad mental de lo simple y falso. 
Luego todas las guerras son fruto de una enfermedad mental, considerada sagrada por esos mismos enfermos.  
 
¿Qué ha pasado por disolver nuestros nacionalismos en Europa? 
Que hemos prosperado todos. Y si nos uniéramos hasta Rusia y Turquía más. 
¿ Y qué pasaría si los disolviéramos en todo el planeta? 
Que prosperaríamos muchísimo más todos.

¿A qué esperamos? ¿A la alternativa de la guerra nuclear final?

Brinqué los 70

Edad cuando el proceso fisiológico común en todos los seres humanos produce cambios físicos, psicológicos y sociales, normalmente es considerado vejez o tercera edad, es el momento donde muchas personas sufren un punto de inflexión en sus vidas. Helen Hayes dijo: los años más duros de la vida son los que existen entre los diez y setenta años. 

Mi reflexión sobre las ventajas de envejecer: Nunca cambiaría a mis increíbles amigos, porque los amigos son espejos y sombra. «El espejo nunca miente y la sombra nunca se aleja», y ya quedan pocos, ellos y mi vida maravillosa, mi querida familia, todo ello no lo cambio por menos canas o por un vientre más plano. A medida que he madurado, me he vuelto más amable, y menos crítico conmigo mismo, por lo que me he ido convirtiendo en mi propio amigo. No tengo sentimiento de culpabilidad al comer unas galletas de más, o al hacer la cama cuando quiera, o comprar algo tonto que no necesito. Tengo derecho a ser desordenado o extravagante.

He visto a varios amigos y seres queridos abandonar este mundo demasiado pronto, antes de que se dieran cuenta de la gran libertad que aporta la vejez.

¿Nadie debe reprocharme, si me pongo a leer o a jugar con mi ordenador hasta las cuatro de la madrugada y dormir hasta el mediodía? ¿O molestarle que me quede en la cama o frente al televisor, todo el tiempo que quiera?

Bailaré al son de aquellos éxitos maravillosos de los años 70, 80 y 90, y si de paso me entran ganas de llorar por un amor perdido, pues lloro. Aunque los años de lucha contra la dictadura durante los 60, 70, 80 nunca olvidaré, la edad ya solo me permite algunas concentraciones y manifestaciones, pero cada vez menos, solo la pluma utilizo en defensa de los derechos sociales arrebatados que se consiguieron aquellos negros años, o las injusticias nacionales e internacionales actuales y por la República.

Ahora es hacer lo que quiera, como caminar por la playa con esos pantalones cortos, demasiado ajustados para un cuerpo ya en declive, y me sumergiré en las olas con abandono, a pesar de las miradas de conmiseración de otros más jóvenes y dinámicos. Ellos también envejecerán.

Sé que a veces tengo descuidos de memoria, pero creo que con respecto a algunas cosas de la vida lo mejor es olvidarse de ellas. Pero recuerdo las cosas importantes.

Por supuesto, a lo largo de los años, mi corazón se ha partido o hecho añicos más de una vez. Sin embargo, los corazones partidos nos procuran fuerza, comprensión y compasión. Un corazón que nunca ha sufrido es inmaculado y estéril, y nunca conocerá la alegría de ser imperfecto.

Tengo la suerte de haber vivido lo suficiente como para tener gris lo que me queda de cabello y para conservar la risa juvenil grabada para siempre en los surcos profundos de mi cara.

 Muchos nunca se rieron, muchos murieron antes de que les salieran canas. Pero a medida que se envejece, es más fácil ser positivo e independiente. Importa menos lo que piensen los demás.

Yo ya no me cuestiono. Me he ganado el derecho a estar equivocado. Entonces, respondiendo a tu pregunta o extrañeza: Me gusta ser viejo. Me gusta ser la persona en la que me he convertido. No viviré para siempre, eso lo sé, pero mientras esté aquí, no perderé el tiempo lamentando lo que pudo haber sido y no fue, y todavía menos preocupándome por lo que será, porque puede que ni lo vea. Y cuando tenga ganas comeré cierto postre, si se tercia claro.  ¿Lo captas?

 José Enrique Centén Martín

https://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

 

 

 

 

Los nacidos en los 50

Crecimos y nos educamos en los 60. Ligamos en los 70. Descubrimos el mundo en los 80.
Nos aventuramos en los 90. Nos estabilizamos en los 2000. Nos hicimos más sabios en los 2010. Y entramos de pie en los 2020.

- El resultado es que hemos vivido en... OCHO décadas diferentes, DOS siglos diferentes, DOS milenios diferentes...

Hemos experimentado desde el teléfono hasta la video-llamada y el Youtube, desde los discos de vinilo hasta las descargas digitales. De las cartas escritas a mano o a máquina al correo electrónico y el WhatsApp. Vimos la carta de ajuste de TV en blanco y negro, y luego a colores. Conocimos los primeros ordenadores y sus discos de memoria básicos y ahora dominamos las gigas. Empezamos con pantalones campana, pasamos a través de los pantalones pitillo y nos quedamos en medio. Esquivamos la influenza y afrontamos el covid-19. Anduvimos en patines o bicicletas y viajamos en tren de vapor, y ahora cogemos el avión y algunos esperan el SpaceX de Elon Musk para ir a Marte como turistas.

- Pero pasamos por mucho más, soportamos la Dictadura, pero se luchó por las mejoras laborales y sociales. Tras la muerte del dictador creímos en una Democracia, pero resultó estar vigilada por las espadas y los púlpitos y aquí seguimos, ahora peleando por una jubilación digna y mejoras sociales derogadas, pero… ¡Qué gran vida ha sido!

Literalmente, nuestra generación ha vivido y presenciado mucho más que ninguna otra en cada dimensión de la vida, una generación literalmente que ha dado un nuevo paradigma a la palabra «CAMBIO».  

- Generación muy especial, es ÚNICA, ninguna hubo como la nuestra.

Continuemos viviendo nuestras vidas al máximo. ¡Sigamos dando ejemplo!

** Base del texto: buenavibra.es

 

José Enrique Centén Martín

http://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

 

 

 

 

Vete a Cái hijo, ¡a Cái!

He plagiado sin ningún rubor la carta a Cádiz de Almudena Grandes, fallecida el 27 de noviembre de 2021. Pero lo hago como homenaje a ella y con su mismo sentimiento, el amor a Cádiz; en mi caso no recuerdo desde cuándo, pero lo llevaba madurando mucho antes a cuando decidí salir de Sieteiglesias-Madrid. Tal era mi fascinación por la fenicia ciudad que no pude menos que hablar con mi madre y le comenté que me iba a vivir a nuestra querida Andalucía, ella se quedó mirándome, y pasado unos instantes contestó, «vete a Cái hijo, a Cái» ¡no hay mejor sitio!, (ella es caballa).

Llegué con mi familia a La Isla, no conocía a nadie, no teníamos otros familiares, estábamos solos, y a través de una compañera de trabajo que vive en El Puerto, la conocía solo a través de e-correos, de nombre Rosa Pulido, me acogió durante 8 días para localizar una vivienda, la encontré, esta gaditana hace honor a esta tierra, tan diferente y acogedora. Una vez instalados, paseé por el pueblo en autobús, hay 2 líneas y topé con el «Payo Antonio», de nombre Juan Silva, conductor del 2. Unos meses después conocí al «pisha» de nombre Manuel Otero, hasta hace poco mis hijos y mi pareja creían que el topónimo «pisha» era su nombre. Estas tres personas me abrieron aún más los ojos y mi corazón por Cádiz.

Como he dicho al principio, he plagiado la carta de Almudena adaptándola a mi persona, me disculpo ante ella que, seguro desde el Arcoíris sabrá perdonarme, porque lo hago por Cádiz.

Hoy no te lleves boquerones «shosho»

¿Cómo podría explicar en pocas palabras lo que me ha dado Cádiz?, una experiencia propia y distinta del paso del tiempo, el ingrediente fundamental de la felicidad, una puerta abierta hacia un estado de gracia, una finura, una genialidad, una suma de virtudes vitales de placeres estéticos que no me corresponderían por nacimiento al proceder de otra ciudad pariente de 500 años mayor que ella, Tánger, y al igual que ella, Cádiz también me pertenece desde que me acogió. Como ciudadano sin pueblo que llevarse a la boca, hijo y nieto de andalusíes, no podría haber aspirado a un regalo así, porque el mérito no es mío. Existen muchas bahías en el mundo, muchas maneras de mirar al mar, muchos lugares de los que enamorarse, muchos refugios en los que guarecerse del ruido y del frío de los inviernos. Pero en todos me había sentido turista, ajeno, extranjero hasta que llegue aquí.

Empecé a convivir con los vientos que hicieron el resto, el Levante y el Poniente me llevaron de la mano, me dejaron comprenderlo, descifrar su naturaleza implacable, capaces de imponer su voluntad a los deseos y necesidades humanas. Un día empecé a sentirlos, aprendí después a presentirlos, cuando en una pescadería al ir a comprar Almudena relata: una mañana en la cooperativa de pescadores del mar de Rota, que es mi pueblo, pedí un kilo de boquerones y la dependienta me miró, hizo una mueca y me dijo: hoy no te lleves boquerones «shosho». Me ocurrió algo parecido a aquella anécdota e igual que ella me sentí identificado con esta tierra, desde aquel momento, sin dejar de ser «tanjawi», también soy «cañailla». Sin renunciar a nada, poseo el doble de lo que tenía antes.

Aquel dependiente y los pocos por ahora amigos, en los «bujíos» entre ellos la «taberna der Guerrita», que junto a la manzanilla y las risas, han hecho por mí y de mí, mucho más de lo que yo podré hacer nunca por Cádiz, se lo agradeceré siempre porque han logrado que mi corazón sea de esta tierra, porque no es una tierra cualquiera.

Y aquí estoy, volviendo a disfrutar de tantas palabras de mi niñez en la tierra de mi madre, muchas de ellas olvidadas al estar tanto tiempo alejado de ella, ¿qué estereotipo verbal puede llegar a caber en la cuna de palabras tan estrictamente maravillosas como bastinazo, casapuerta, jartible, alcauciles, furaparte o, mi favorita, no ni na? En ningún otro lugar del planeta de habla española la cultura popular es tan elegante, ni la elegancia más exquisita está tan arraigada como entre los gaditanos.

El lenguaje es parte íntegra de la gente de a pie más o menos erudita, una manera de hablar admirable que ha sido capaz de anclarme a estas orillas. Llegando a sentir que Cádiz es sobre todo talento. Talento para vivir y talento para crear.

El talento como en las «chirogotas», la mejor expresión crítica del pueblo hacia todo lo que es la vida, sean personajes, la iglesia, gobernantes nacionales, locales e internacionales…, forma de mantener en pie la decencia de todos los españoles en esta época cruel, injusta y oscura. Por todo ello no creo que haga falta decir lo feliz que estoy con mi decisión, compartida por mi pareja e hijos.

 

 

José Enrique Centén Martín

http://www.vitrubio03.es

facebook.com/jcentenmartin 

twitter.com/centn/

 

 

 

 

Suscribirse a este canal RSS

Madrid

supublicidad aqui