BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in

Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo.

Destacado Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo.
Leí esta frase hace un par de días y me dejó impactado. Incluso parece que tiene gracia. Pero es horriblemente cierta.
Sin acabar antes con el capitalismo, es inevitable el fin del mundo.
Porque el fin del mundo, el fin de la vida en el planeta, o al menos el fin de la vida humana en el planeta, hoy, ahora mismo, tiene fecha.
Y además parece inevitable.
Porque la fecha ya la han fijado los científicos más relevantes de la humanidad. Y ya hay procesos irreversibles. Ya nunca más va a ser lo mismo.
Así que ahora hay dos grandes fronteras.
- Los que nos conformamos
- Los que nos rebelamos
Entre los que nos conformamos, estamos
- Los que nos adaptamos a lo que toque. Morirse hay que morirse de todas formas. Y si toca dentro de veinte años, parece una eternidad la de días que podemos seguir tomando copas.
Y entre los que nos rebelamos, estamos
- Los que creemos que el sistema capitalista es tan fuerte y está tan bien protegido por legiones de imbéciles, que es inútil intentar nada.
De forma que la conclusión es sencilla. Esto se acaba.
Y ya sólo se trata de cómo gestionar mejor que ese fin del mundo sea lo más ordenado posible. Y lo menos doloroso que esté en nuestras manos.
Por ejemplo. ¿Promovemos suicidios comunes de tipo espiritual como los de los que se iban a ver extraterrestres? ¿o promovemos vacunas aleatorias de sobredosis de opio que reduzcan la población humana a la décima parte, y los que se mueran lo hagan tan felices llenos de placer?
El curioso elemento emergente, en los dos casos, es que, una vez que la población humana se hubiera reducido a la décima parte, el capitalismo, como lo conocemos ahora, desaparecería completamente.
La humanidad restante sería completamente consciente de la necesidad de la colaboración, de la necesidad del bien común para preservar la vida de los que quedaran, por encima y por delante de cualquier otra forma de pensamiento sobre la vida.
Con lo que se terminarían pronto los privilegios en cualquiera de las comunidades interconectadas, y el cuerpo común que se seguiría llamando humanidad viviría en equilibrio. Eliminando con facilidad las células cancerosas que ahora nos están matando.
Porque la ideología del capitalismo está elaborada sobre la idea del egoísmo por encima de todo.
Si me puedo apropiar de algo, es mío. Y vale la amenaza, la mentira, la violencia o cualquier otra cosa en cualquier grado, para alcanzar el objetivo, de obtener ventaja y ganancia.
Y, lo que importa mucho, es protegerlo una vez obtenido. Vallas, tapias, fronteras, con gente armada o con ideas intrincadas como las leyes y las religiones. Cuevas, islas.., paraísos fiscales, lugares donde esconder lo robado.
Y resulta curioso que sea el capitalismo el que se ha resguardado detrás de las ideologías más bellas como el cristianismo o el islam. Lo que es completamente natural.
La mayoría de los humanos, de la humanidad, es completamente buena y naturalmente amorosa. Porque, aunque todos tenemos el instinto de mantener la vida propia, casi todos tenemos también el instinto de defender el equilibrio, de defender la justicia, y de defender la vida de nuestros semejantes, de los más débiles también. O de los más débiles precisamente. Y de todos a los que queremos.
Y, de esta forma, los más débiles, mental y físicamente se han enriquecido a costa de las mayorías. Mintiendo, organizando trampas en las que la generosidad de los fuertes no tenía inconveniente en entrar. Y, una vez enriquecidos, esos débiles ansiosos, iban organizando alianzas secretas, para alterar el precio de las cosas, por ejemplo. Ocultando el trigo para subir los precios. O robando o quemando las reservas comunes. Capitalismo. Libertad de precios. Y esclavos que se vendían a sí mismos, a los que les habían robado, para salvar la vida de sus familias hambrientas.
Bueno. ¿Qué hacemos ahora?
Ellos son los que han puesto las leyes. Todas las leyes. Ellos tienen todos los partidos políticos, el gobierno, el ejército, la policía, los alimentos, los mercados, las armas, la sanidad, las vacunas y los venenos, los virus mutantes y la energía.
Ellos tienen las monedas, las empresas que ponen y quitan gobiernos y directores. Los que las arruinan o las hacen triunfar.
Es una mentira tan tonta lo del mercado libre, que nunca ha existido, que nunca deberíamos haberles creído. Pero la mayoría somos buenos, compasivos y generosos.
Hay incluso un Dios de los ladrones, de los asesinos y las prostitutas que es el de la Biblia, que permite a su pueblo robar y matar a quien no sea de los suyos.
Gracias al Dios de verdad, incluso los de ese pueblo y esa religión, son gente de bien, inocentes como todos en su gran mayoría.
Hemos llegado hasta aquí con esto.
¿Renunciamos al capitalismo o a la vida?
¿Tú crees que es verdad que los capitalistas de verdad, a los que nadie conoce, los que cuentan sus millones por trillones, van a procurar la muerte de nueve de cada diez seres humanos, antes de ceder sus privilegios?
Y, si crees que no van a renunciar, y están planeando salvarse ellos, matando a siete mil millones de seres humanos, ¿Tú crees que tú te vas a salvar?
Tampoco importa, de hecho, lo que tú opines,
- Salvo para ti. Para que te des cuenta de que convives en un planeta en peligro.
- Y porque si el capitalismo va a acabarse de todas formas, a quien más les interesa salvar a esta humanidad es a ellos mismos. Acabando con el capitalismo lo más deprisa y de la forma más ordenada posible, no nos vaya a pasar como con la salida de Afganistán.
Tenemos apenas veinte años por delante.
Y como todo va más rápido cada vez, veinte años se pasan enseguida.
La pregunta, según el informe de la ONU, es si renunciamos a la vida.
Todos los científicos del mundo ya lo han reconocido. Es irreversible.
¿Renunciamos a las ideologías, las nacionalidades, los ejércitos, las religiones, y a todo lo que nos separa? ¿Nos unimos, y trabajamos todos a favor de la vida, con tanto esfuerzo como podamos, o morimos?
¿Seguro que lo comprendes?
Porque, por ahora, lo más seguro es que muramos pronto. Porque tampoco son muy listos los capitalistas. Investigando cómo llegar a Marte para vivir allí.
Los científicos de la ONU que han elaborado el informe, son los mejores en lo suyo.
¿Seguro que comprendes lo que está pasando? Porque vas a querer seguir con tu coche de gasolina y gastando como gastabas y ya eso no va a poder ser..
Inicia sesión para enviar comentarios

4°C

Madrid

Mostly Cloudy

Humidity: 61%

Wind: 4.83 km/h

  • 03 Jan 2019 7°C 2°C
  • 04 Jan 2019 11°C -1°C

supublicidad aqui