BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in
Angel Luis Cancela Zapatero

Angel Luis Cancela Zapatero

Fraude a la libertad de precios

El principio de la libertad de precios, del capitalismo, ha resultado ser tan fraudulento como el principio comunista del control estatal de los medios de producción para conseguir el precio más bajo para el consumidor.

El mercado internacional de la energía, del petróleo está intervenido internacionalmente, haciendo obligatorio el precio más alto, controlando la producción por la OPEP.

 Como está pasando con la electricidad ahora en España.

 Un fraude cometido entre las empresas del sector, con el apoyo comprado de los políticos, que impone el precio mayor.

 De esta forma, el concepto de la libertad se convierte en fraudulento, puesto que elimina la libertad esencial del individuo para elegir.

El precio mayor, organizado desde el Estado empobrece al conjunto de la sociedad, y termina con la competencia y el equilibrio social.

 La fuerza de trabajo individual pierde valor, y la esclavitud vuelve a ser el sistema económico de contratación que ya está ocurriendo.

 Los autónomos y las pequeñas empresas sobreviven sin derechos sociales reales. Y se culmina el absurdo de la prohibición del derecho a la información de conocer el precio del trabajo de cualquier servicio de los Colegios profesionales, en contra de las propias leyes del estado, como los salarios mínimos y los derechos de los trabajadores que los empresarios de servicios, necesitamos cumplir y conocer.

El estado social de derecho que define a nuestra constitución queda así de hecho abolido.

 Y el uso fraudulento del libre mercado implica su desaparición, para ser sustituido por el precio más alto, impuesto por el poder de las grandes acumulaciones de capital, propias de las organizaciones anónimas que copan la administración de todas las grandes empresas internacionales. Que determinan siempre el precio mayor de cada servicio esencial.

 La energía, la comida, la vivienda y la moneda están intervenidas, a su propio beneficio, por los grandes operadores de acumulación de capital.

Corporaciones que prestan dinero a los estados, que pasan a ser sus deudores, y, en consecuencia, a perder su libertad. 

  Ya no hay patrias libres.

 Esclavitud. Libertad de compra y venta de esclavos sin posibilidad de acceso a ninguna libertad.

 Nos han engañado.

 Los propios partidos políticos están controlados por sus proveedores de capital para poder hacer que los ciudadanos conozcan sus campañas, sus ofertas y sus candidatos.

Y llegamos, con este sistema fraudulento, a la destrucción del equilibrio del planeta. Donde finalmente perdemos todos.

 La vida de todos está en peligro.

La tercera guerra mundial lleva ya más de cuarenta años sin parar de arder.

 Y sólo se puede cambiar desde abajo, porque los de arriba no pueden cambiar si no se les obliga.

¿Todavía crees en la tontería de ser de derechas o de izquierdas?

Se está acabando la vida en el planeta.

 ¿Vas a seguir como si no pasara nada? ¿Cómo si no lo supieras?

 

 

Ángel Luís Cancela Zapatero

La verdad siempre es compleja, como los equilibrios

Hay hombres que son bestias masculinas y hay mujeres que son bestias femeninas.
Y tenemos dos extremos en los legisladores.
Los Talibanes machistas y las feministas extremistas españolas.
Machismo y feminismo radical. Dos injusticias absurdas.

¿Cómo va a ser alguien bueno o malo por su sexo, por su tamaño, por su raza, por el lugar de nacimiento, o el color de su pelo?

El machismo y el feminismo radical coinciden en sus extremos.
Legislar a favor de un género es ser injusto en contra del otro.

“Siempre los hijos para la madre, siempre la casa para la madre, siempre el salario del padre para la madre”.
¿No implica una injusticia de hecho, que convierte al legislador y al juez en delincuentes prevaricadores? ¿En cómplices necesarios del delito?
Y llegamos al colmo de que la mujer que denuncia a su marido y se autolesiona, -por más falsa que sea la denuncia- obtiene un sueldo del estado, y otro de su marido.
Y además orden de alejamiento y pérdida del padre del derecho de vivir en su casa y de ver a sus hijos.
¿Este crimen es el protocolo de actuación de las autoridades?

Y bueno.
Conozco el caso de una mala madre soltera, cargada de soberbia y de feminismo, que a base de cambiar a su hija de colegio montando un pollo en cada uno, porque nadie podía regañar ni castigar a su hija, hiciera lo que les hiciera a los otros niños, consiguió que con quince años, no supiera leer. ¿Quién ha defendido a esa niña frente a esa mujer que la ha arruinado su vida, con la apariencia de que la defendía?
Y, cuando el marido de sus dos nuevos hijos, llega a la conclusión de que su prepotencia narcisista es irreversible, y la única forma de salvar a sus hijos es separándose, y pide el divorcio, entra en escena la legislación vigente.
Un ataque violento al marido, delante de la policía, que le ayuda a huir.
Una acusación de rapto, a gritos en la calle.
Un intento de invasión de la casa de sus padres, para desde allí autolesionarse y desalojar a toda la familia. Una denuncia por intento de asesinato por impedir la invasión. Otra denuncia por maltrato.
Dos aplazamientos del juicio de divorcio.
Cambio de juzgado y del titular de la demanda de divorcio para seguir aparentado que es ella la maltratada, y la que pide el divorcio.
Apropiación de los dos hijos, que vivían provisionalmente en casa de los abuelos con el padre en las medidas cautelares, por el sencillo método de tirar de ellos físicamente y gritar cuando el padre se acerca.

Y cuando el padre llama a la policía, ella con dos guardaespaldas y abogado, insiste en que no puede vivir sin sus hijos, y culpa al padre de que los niños están sin comer y los hace sufrir, hasta que el padre cede, coaccionado por la policía, para que los niños no sufran por el espectáculo y la situación.
Y el padre cede. Como cedió la madre auténtica, del juicio de Salomón.

Las injusticias son injusticias.
Y quienes defienden las injusticias son peligrosos para la sociedad.
Porque desequilibran el orden. Y provocan la justa rebeldía y la violencia.
Y nadie es bueno o malo por su sexo, sino por sus actos con los demás.
No parece difícil de entender.

 

Angel Luis Cancela Zapatero

¡Estás condenado a muerte!

Nacemos con eso a cuestas.

Me contaban de una frase de una abuela memorable, que decía que “los hombres valientes y el buen vino duran poco”.

Pero entre la corta vida de un valiente, y la larga vida de un cobarde, el valiente ha vivido diez veces más cosas buenas, y más intensas que el que se ha ido escondiendo de cada posible peligro.

No sé.

Es como que vale más un año de alegría que veinte de miedo, de dolor y de tristeza.

 A lo que vamos.

 La novedad de esta generación, entre la vida y la muerte es que, hasta ahora, nos veníamos muriendo de a pocos.

 Cada uno con sus plazos. 

Y esta vez, parece que nos vamos a morir todos en treinta años, si no hacemos algo pronto.

Lo del cambio climático ya sólo lo niegan los enfermos mentales.

Los que no saben distinguir la verdad de la mentira.

Si nos fijamos, desde pequeños, mentir traía siempre una ventaja.

“Yo no he sido”, y te librabas del castigo del que lo había hecho como tú, que aceptaba la verdad y era castigado.  

De forma que la sinceridad implicaba un grado de estupidez incomprensible para el mentiroso.

La otra consecuencia es que el mentiroso natural, no le cree nada a nadie nunca. Salvo que le interese creer.

Y no. Ahora no gana en creerlo, y lo niega.

Y sigue quemando gasoil, y lo que haga falta que crea le beneficia.

Los de la OPEP, han rebajado la producción para subir los precios. Y los de las eléctricas también.

Vacían los pantanos, que es la forma barata de producir, y ya, como somos clientes prisioneros, pagamos lo que nos pidan.  

Así que los de la OPEP y los de las eléctricas, adelantan la fecha de la ejecución, del fin de la vida en el planeta.

Ahí. Como si fueran valientes. Como si estuvieran seguros de que nos vamos a dejar matar sin rebelarnos.

A fin de cuentas, no es personal. Ellos están para ganar todo el dinero que puedan caiga quien caiga.

Y dan por hecho que somos nosotros los que vamos a caer.

Y ya pagan a la prensa, toda suya, y a los políticos del sistema para que nos convenzan.

¿Perdemos la esperanza?

¿Nos dejamos ejecutar antes de tiempo?

¿O hacemos algo para salvar la vida en el planeta?

Porque, si luego, le coges al Soro, o a cualquiera de los cobardes que toman esas decisiones, lloriquearán como niños delante de ti, pidiendo perdón y misericordia.

 Pero en cuanto te vayas, harán todo lo que puedan para acabar contigo haciéndote sufrir lo más que puedan.

Así que no queda más remedio que defender la vida, que los valientes volvamos a rebelarnos, reclamando la verdad y que los políticos actuales desaparezcan enterrados en sus mentiras y lloriqueos fantasmales.

A cada generación le toca una revolución.

Y por las buenas no van a renunciar los que ya llevan cometiendo crímenes cada día, durante tantos años.

¡Estás condenado a muerte!

¿Te animas a rebelarte? 

Los años de guerra en Colombia, han conseguido el control de los drogadictos de la cocaína, y el dinero que mueve.

¿Cuál era la mentira?

¿Acabar con el narcotráfico? Ja,ja  Acabar con la competencia.

Los años de guerra en Afganistán han conseguido aumentar la producción desde ochenta mil Hectáreas de producción de opio, a trescientas cincuenta mil Hectáreas.

Y el completo control de la producción y de los drogadictos dependientes. Los Talibanes han prohibido producir en las ochenta mil anteriores.

¿Cuál era la mentira? ¿La liberación de la mujer? 

La rebelión es la verdad.

¿Quién nos prohíbe comprar petróleo a Venezuela o a Irán a la mitad de precio?

¿El libre mercado?

¿Quién se quedó por la fuerza con el petróleo Iraquí o Libio?

¿Los liberadores de sus países?

 ¿Donde están sus universidades y su calidad de vida?

 ¿Cómo llegaron los del califato del ISIS a Siria?

 La rebelión es la verdad.

¿Quién fabricó el virus del que ya tenían las vacunas?

¿Quién se ha enriquecido con las vacunas?

¿Dónde iban a soltarlo?

¿En la puerta de su casa o en el laboratorio que habían comprado en China?

La rebelión es la verdad

Y nos jugamos la vida humana en el futuro. Todos.

Así que, si has participado en los fraudes, deja de hacerlo, porque tus hijos no van a sobrevivir.

Apúntate con los valientes.

Los que vamos a vivir poco, pero intensamente. Y con el sabroso sabor de la verdad y del amor a la vida. 

¡Descubrir la verdad!

¡Amar a la vida!

¡Tú también eres de los nuestros!

¡Porque estás vivo y amas a alguien vivo!

Aunque te hicieran creerte, desde niño, todas sus mentiras.

TU Decides...

 

Angel Luis Cancela Zapatero

 

Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo.

Leí esta frase hace un par de días y me dejó impactado. Incluso parece que tiene gracia. Pero es horriblemente cierta.
Sin acabar antes con el capitalismo, es inevitable el fin del mundo.
Porque el fin del mundo, el fin de la vida en el planeta, o al menos el fin de la vida humana en el planeta, hoy, ahora mismo, tiene fecha.
Y además parece inevitable.
Porque la fecha ya la han fijado los científicos más relevantes de la humanidad. Y ya hay procesos irreversibles. Ya nunca más va a ser lo mismo.
Así que ahora hay dos grandes fronteras.
- Los que nos conformamos
- Los que nos rebelamos
Entre los que nos conformamos, estamos
- Los que nos adaptamos a lo que toque. Morirse hay que morirse de todas formas. Y si toca dentro de veinte años, parece una eternidad la de días que podemos seguir tomando copas.
Y entre los que nos rebelamos, estamos
- Los que creemos que el sistema capitalista es tan fuerte y está tan bien protegido por legiones de imbéciles, que es inútil intentar nada.
De forma que la conclusión es sencilla. Esto se acaba.
Y ya sólo se trata de cómo gestionar mejor que ese fin del mundo sea lo más ordenado posible. Y lo menos doloroso que esté en nuestras manos.
Por ejemplo. ¿Promovemos suicidios comunes de tipo espiritual como los de los que se iban a ver extraterrestres? ¿o promovemos vacunas aleatorias de sobredosis de opio que reduzcan la población humana a la décima parte, y los que se mueran lo hagan tan felices llenos de placer?
El curioso elemento emergente, en los dos casos, es que, una vez que la población humana se hubiera reducido a la décima parte, el capitalismo, como lo conocemos ahora, desaparecería completamente.
La humanidad restante sería completamente consciente de la necesidad de la colaboración, de la necesidad del bien común para preservar la vida de los que quedaran, por encima y por delante de cualquier otra forma de pensamiento sobre la vida.
Con lo que se terminarían pronto los privilegios en cualquiera de las comunidades interconectadas, y el cuerpo común que se seguiría llamando humanidad viviría en equilibrio. Eliminando con facilidad las células cancerosas que ahora nos están matando.
Porque la ideología del capitalismo está elaborada sobre la idea del egoísmo por encima de todo.
Si me puedo apropiar de algo, es mío. Y vale la amenaza, la mentira, la violencia o cualquier otra cosa en cualquier grado, para alcanzar el objetivo, de obtener ventaja y ganancia.
Y, lo que importa mucho, es protegerlo una vez obtenido. Vallas, tapias, fronteras, con gente armada o con ideas intrincadas como las leyes y las religiones. Cuevas, islas.., paraísos fiscales, lugares donde esconder lo robado.
Y resulta curioso que sea el capitalismo el que se ha resguardado detrás de las ideologías más bellas como el cristianismo o el islam. Lo que es completamente natural.
La mayoría de los humanos, de la humanidad, es completamente buena y naturalmente amorosa. Porque, aunque todos tenemos el instinto de mantener la vida propia, casi todos tenemos también el instinto de defender el equilibrio, de defender la justicia, y de defender la vida de nuestros semejantes, de los más débiles también. O de los más débiles precisamente. Y de todos a los que queremos.
Y, de esta forma, los más débiles, mental y físicamente se han enriquecido a costa de las mayorías. Mintiendo, organizando trampas en las que la generosidad de los fuertes no tenía inconveniente en entrar. Y, una vez enriquecidos, esos débiles ansiosos, iban organizando alianzas secretas, para alterar el precio de las cosas, por ejemplo. Ocultando el trigo para subir los precios. O robando o quemando las reservas comunes. Capitalismo. Libertad de precios. Y esclavos que se vendían a sí mismos, a los que les habían robado, para salvar la vida de sus familias hambrientas.
Bueno. ¿Qué hacemos ahora?
Ellos son los que han puesto las leyes. Todas las leyes. Ellos tienen todos los partidos políticos, el gobierno, el ejército, la policía, los alimentos, los mercados, las armas, la sanidad, las vacunas y los venenos, los virus mutantes y la energía.
Ellos tienen las monedas, las empresas que ponen y quitan gobiernos y directores. Los que las arruinan o las hacen triunfar.
Es una mentira tan tonta lo del mercado libre, que nunca ha existido, que nunca deberíamos haberles creído. Pero la mayoría somos buenos, compasivos y generosos.
Hay incluso un Dios de los ladrones, de los asesinos y las prostitutas que es el de la Biblia, que permite a su pueblo robar y matar a quien no sea de los suyos.
Gracias al Dios de verdad, incluso los de ese pueblo y esa religión, son gente de bien, inocentes como todos en su gran mayoría.
Hemos llegado hasta aquí con esto.
¿Renunciamos al capitalismo o a la vida?
¿Tú crees que es verdad que los capitalistas de verdad, a los que nadie conoce, los que cuentan sus millones por trillones, van a procurar la muerte de nueve de cada diez seres humanos, antes de ceder sus privilegios?
Y, si crees que no van a renunciar, y están planeando salvarse ellos, matando a siete mil millones de seres humanos, ¿Tú crees que tú te vas a salvar?
Tampoco importa, de hecho, lo que tú opines,
- Salvo para ti. Para que te des cuenta de que convives en un planeta en peligro.
- Y porque si el capitalismo va a acabarse de todas formas, a quien más les interesa salvar a esta humanidad es a ellos mismos. Acabando con el capitalismo lo más deprisa y de la forma más ordenada posible, no nos vaya a pasar como con la salida de Afganistán.
Tenemos apenas veinte años por delante.
Y como todo va más rápido cada vez, veinte años se pasan enseguida.
La pregunta, según el informe de la ONU, es si renunciamos a la vida.
Todos los científicos del mundo ya lo han reconocido. Es irreversible.
¿Renunciamos a las ideologías, las nacionalidades, los ejércitos, las religiones, y a todo lo que nos separa? ¿Nos unimos, y trabajamos todos a favor de la vida, con tanto esfuerzo como podamos, o morimos?
¿Seguro que lo comprendes?
Porque, por ahora, lo más seguro es que muramos pronto. Porque tampoco son muy listos los capitalistas. Investigando cómo llegar a Marte para vivir allí.
Los científicos de la ONU que han elaborado el informe, son los mejores en lo suyo.
¿Seguro que comprendes lo que está pasando? Porque vas a querer seguir con tu coche de gasolina y gastando como gastabas y ya eso no va a poder ser..
Suscribirse a este canal RSS

4°C

Madrid

Mostly Cloudy

Humidity: 61%

Wind: 4.83 km/h

  • 03 Jan 2019 7°C 2°C
  • 04 Jan 2019 11°C -1°C

supublicidad aqui