BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in
Miguel

Miguel

URL del sitio web:

Contra el vertedero… Insistir, persistir, resistir y nunca desistir

Vamos a hacer un poco de historia sobre la verdad del vertedero de Colmenar, para que no sigan, los unos y los otros, mintiendo a los vecinos. Que, si fuiste tú el que lo trajo, que, si fuiste tú el que lo amplió, y al final el pueblo sufriéndolo por falta de políticos preocupados de verdad por los intereses del pueblo y no por sus propios intereses partidistas incluso personales.

Es cierto que el vertedero lo implantó el PSOE por imposición de la Comunidad de Madrid, presidido por Joaquín Leguina, también del PSOE, para dar servicio a los municipios de la comarca.

El vertedero fue inaugurado el 19 de abril de 1985, pensado para dar cobertura a cinco pueblos: Colmenar Viejo, Soto, Manzanares, Miraflores y San Agustín.

Cinco años después, en 1990, el Ayuntamiento cedió su gestión a la Agencia de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, presidida por Joaquín Leguina, que lo amplió de 10 a 13 hectáreas, y desde entonces se vienen vertiendo en él los residuos de más de 80 municipios.

Desde el 29 de junio de 1995, ya con gobierno local del PP y la comunidad de Madrid, también del PP, hasta la fecha actual en los dos gobiernos, local y Comunidad, el vertedero se ha ido ampliando con el beneplácito del gobierno local que, aunque parece que no están de acuerdo con la situación, protestan con la boca chica, no vaya a ser que se enfaden en su partido.

Es curioso que solo protesten cuando no coinciden los gobiernos local y comunidad con el mismo partido político... ¿interés partidista…?

Es vergonzoso y de poca calidad humana, que salga el alcalde de Colmenar Viejo, Jorge Garcia, diciendo que la Mancomunidad está gobernada por un socialista, alcalde de Alcobendas, sabiendo que la Mancomunidad del Noroeste se constituyó el 18 de junio de 2013 con un alcalde del PP hasta 2019 que entra un nuevo alcalde socialista, y más grave aún, a sabiendas que el propio Jorge Garcia, en la Junta de Gobierno de Colmenar Viejo concedió el 19 de octubre de 2021 la licencia de obras para la construcción del 5º vaso del macro vertedero situado en el municipio con los votos a favor de PP, VOX y los tránsfugas de Ciudadanos.

Apoyándose el alcalde colmenareño, Jorge García Díaz, en que «denegar la licencia podía conllevar un delito de prevaricación» ya que la petición es acorde a la legislación vigente».

Al final, tanto los unos como los otros, en ningún momento han tomado decisiones tajantes y de envergadura para conseguir que el vertedero se retirara de nuestro municipio, porque para ello tendrían que rebelarse contra sus respectivos partidos políticos y eso les supondría una reprimenda y futura retirada del mando local.

Para conseguir que te hagan caso a la petición de tu pueblo tienes que sentir y creer que tu proyecto está al servicio de tus vecinos, y además tienes que rebelarte contra lo injusto. La rebeldía ante lo injusto es la más alta de las virtudes ya que ser como todos es no ser nadie.

Y yo, me pregunto, si tan en contra esta el alcalde de Colmenar Viejo de mantener un macro vertedero en nuestro municipio, porque no convoca continuas manifestaciones con todos los grupos políticos, militantes, asociaciones y vecinos de Colmenar hasta que nos hagan caso y se tome la decisión, por parte de la Comunidad de Madrid, de quitarnos el vertedero de nuestro municipio, o es que no se mueve por sus propios intereses. El que no se mueve no escucha el ruido de sus cadenas.

Llevamos sufriéndolo el vertedero 37 años, con el constante peligro para nuestra salud por los gases nocivos que no paramos de respirar y que lentamente nos va generando enfermedades a largo plazo, la contaminación de nuestras aguas por la filtración de los  lixiviados que acaban en los arroyos contaminando el agua que bebemos, al igual que la constante fauna depredadora de carroña que esta invadiendo nuestro entrono natural y el efecto invernadero que conlleva el vertedero, que si sumamos las demás explotaciones de áridos, reciclajes y otras existentes en la zona, tenemos una bomba de relojería para nuestra salud y el medio ambiente de la zona de influencia.

Le recuerdo al alcalde que la responsabilidad final del vertedero recae en la Comunidad de Madrid, así como la mancomunidad se la asignaron a Alcobendas con un alcalde del PP, que, si ahora hay uno del PSOE, pues como que nos da igual, estos señores son simples gestores de una explotación y mantenimiento del vertedero cedido por la Comunidad, que insisto, es la única responsable del mismo y de lo que ocurra a los vecinos de la zona y el medio ambiente.

Basta ya de tomarnos el pelo más tiempo, alcalde, movilízate, si en realidad estas en contra del vertedero, no hagas política cuando te interesa y populismo cuando se acercan las elecciones, sé distinto a los demás y no mires por tus propios intereses y haz lo que te pide tu pueblo, desobedece a tus mayores políticos, pues solo a través de la desobediencia y la rebelión se consigue lo que se desea, siendo sumiso no eres nadie, o sí, un pelele.

 

Miguel Ángel Pedrosa

Constitución y guerra - Ucrania

Constitución y guerra - Ucrania

Buscando en hemerotecas me encuentro con este fantástico artículo que se publicó en 2003 a raíz de la guerra de Irak y la participación de España.

¿Por qué no se habla ahora tan claro para definir lo que está pasando con la guerra que estamos llevando a cabo España contra Rusia, a través de OTAN?

El pertenecer a la OTAN no significa que tengamos que apoyar guerras ni mucho menos participar de modo alguno en ellas.

La OTAN es una organización para la defensa de los ataques que cualquier país perteneciente a la organización pudiera recibir de países no OTAN.

España ha declarado la guerra a Rusia a través de la OTAN al apoyar y enviar armas y dinero a Ucrania. Se ha saltado todo lo que dice la Constitución referente a la declaración de guerra, no ha contado con el Rey y muchísimo menos con el pueblo español.

 La consecuencia de participar directa o indirectamente en la guerra de Ucrania es la crisis económica y alimentaria que estamos sufriendo en la actualidad y que aun durará.

El hecho de subir impuestos a la banca, grandes empresas y ricos, no reduce la carestía de la vida, pues lo que hará es que se siga empeorando aún más y con esa subida de impuestos el Estado recaudará más para hacer frente a las deudas contraídas por la guerra.

Sirva este artículo de El País de 2003 para aclarar que el gobierno español se salta la constitución española a la torera con el permiso de sus socios que además están en contra de ... no sé de qué... pues ahí siguen en sus sillones de ricos políticos.

TRIBUNA: AMENAZA DE GUERRA

Constitución y guerra

LUIS LÓPEZ GUERRAPABLO PÉREZ TREMPSLUIS AGUIAR DE LUQUE

19 MAR 2003 - 00:00 CET

Fuente: EL PAIS

La Constitución afronta el fenómeno de la guerra en diversas ocasiones y desde diversas perspectivas. Así, como es conocido, el artículo 63.3 establece el procedimiento formal de declaración de guerra, y los artículos 15 y 169 anudan determinadas consecuencias jurídico-constitucionales al estado de guerra. Pero lo hace también de acuerdo con las exigencias éticas que presiden todo el texto constitucional, entre las que se encuentran "la dignidad de la persona" y "los derechos inviolables que le son inherentes" (artículo 10.1). Cobran así pleno significado las afirmaciones vertidas en el Preámbulo de la Constitución cuando manifiesta que la Nación española proclama su voluntad de "colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra". Por ello, bien puede afirmarse que la consecución de la paz es el principio que rige toda la acción exterior del Estado y la guerra se ve constitucionalmente desde una perspectiva restrictiva, lo que excluye por principio toda guerra de agresión, como sin duda alguna es una "guerra preventiva". La Constitución no sólo impide que los poderes públicos españoles lleven a cabo actuaciones bélicas agresivas, sino que protege a las personas (a todas las personas) contra los daños que resulten de ese tipo de actuaciones.

Una acción bélica fuera del ámbito de la estricta defensa vulneraría los límites de la Constitución

Cuando se aprobó la Constitución de 1978, España era ya, hacía muchos años, miembro de las Naciones Unidas, cuya Carta fundacional de San Francisco obliga a sus miembros a arreglar sus controversias internacionales por medios pacíficos que no pongan en peligro la paz y la seguridad internacionales, así como a abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad o la independencia de otros Estados. Con la entrada en vigor de la Constitución se confirió aún mayor fuerza a los principios y reglas contenidos en aquélla. En consecuencia, las posibilidades de acción militar por parte de España han de entenderse constitucionalmente restringidas en consonancia con lo dispuesto en los mandatos de la Carta.

La Constitución, en efecto, habilita a los titulares de la potestad militar (las Fuerzas Armadas y, dirigiéndolas, el Gobierno) exclusivamente para actuaciones defensivas: la misión de las Fuerzas Armadas es "garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional" (artículo 8), y la capacidad de dirección del Gobierno en este ámbito se reduce a "la defensa del Estado" (artículo 97). Aún cuando la Constitución de 1978 no incluye el ejemplar mandato de la Constitución de 1931 ("España renuncia la guerra como instrumento de política nacional", artículo 6) ni una disposición análoga a la de la Constitución Portuguesa, que permite sólo la declaración de guerra "en caso de agresión efectiva o inminente", el resultado práctico de sus mandatos es similar: excluir cualquier potestad del Gobierno o las Fuerzas Armadas para efectuar una acción militar agresiva. De llevarse a cabo una acción bélica, o una colaboración en la misma, fuera del ámbito de la estricta defensa (que comprende evidentemente las misiones de defensa de la paz de las Naciones Unidas, previstas en la misma Carta) se produciría una actuación que saldría de estos presupuestos, y que supondría, por tanto, una vulneración de los límites que la Constitución impone al Gobierno y las Fuerzas Armadas.

La prohibición constitucional de una guerra de agresión resulta, como se ha adelantado, no sólo de la exclusión de acciones militares no defensivas, sino también de la proclamación de unos derechos de la persona, que se verían indefectiblemente dañados por ese tipo de guerra. Así (y es sólo uno entre muchos posibles ejemplos), la Constitución garantiza el derecho de todos a la vida e integridad física (artículo 15) y, a la hora de averiguar a quiénes se extiende esa garantía y cómo debe interpretarse el mandato constitucional, la propia Constitución establece una guía clara, al disponer que las normas relativas a los derechos fundamentales y las libertades en ella reconocidas se interpretarán de conformidad con "los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España". Empleando la Carta de las Naciones Unidas como criterio de interpretación (junto a documentos como el Pacto de 1966, de Derechos Civiles y Políticos, que establece que "nadie podrá ser privado de su vida arbitrariamente") la protección de la vida humana del artículo 15 de la Constitución Española se extiende a toda persona, española o no, frente a actuaciones de poderes públicos españoles en acciones que supongan un uso de la fuerza contra la integridad o independencia de otro país. Las vidas humanas perdidas en tal ocasión serían sin duda vidas arrebatadas arbitrariamente, sin eximente alguna derivada de la legítima defensa, ya que esa legitimidad en el ámbito internacional sólo la proporcionan las Naciones Unidas, como prevé su Carta.

La inconstitucionalidad de una guerra de agresión no se limita, como es obvio, a la participación activa en esa guerra, sino también a conductas de colaboración necesaria con otros actores de la misma, como pudiera ser la provisión de medios o bases para la realización de actuaciones militares de agresión. Y no puede servir de justificación para esa colaboración la posible existencia de acuerdos o pactos militares, pues si esos pactos permiten cooperar con acciones militares de aquella naturaleza se convierten ellos mismos en contrarios a la Constitución. Un Gobierno vulneraría la Constitución tanto si ordenara actuaciones agresivas contrarias a la Carta de las Naciones Unidas como si facilitara que otros lo hicieran.

El secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, declaró el pasado 10 de marzo (New York Times, 11 de marzo) que "si los Estados Unidos no consiguen obtener la aprobación del Consejo de Seguridad para un ataque a Irak, la decisión de Washington de actuar por sí solo, o al margen del Consejo, vulneraría la Carta de las Naciones Unidas". A la vista de lo expresado más arriba, algunas consecuencias parecen claras en cuanto a la legitimidad constitucional de una participación española en la guerra contra Irak, sea directamente como potencia agresora, sea indirectamente mediante la cesión de sus bases a otras potencias.

Luis Aguiar de Luque, Luis López Guerra y Pablo Pérez Tremps son catedráticos de Derecho Constitucional de la Universidad Carlos III.

¡TÚ sí que matas!

Al presidente del gobierno le ha gustado el discurso que le han facilitado para soltarlo cuando acude a una zona de incendios.

Nos deleita con su verborrea climática diciendo lo siguiente:

"el cambio climático mata".


"Mata personas, mata nuestro ecosistema, nuestra biodiversidad y destruye los bienes más preciados del conjunto de la sociedad que se ve afectada por estos incendios, sus casas, sus negocios o su ganado”

Y después nos suelta sus planteamientos incumplidos año tras año:

“El Gobierno continuará plenamente volcado en la prevención…”

Esta claro que debe tener muchos amigos en la mal llamada prensa, pues no entiendo como algunos medios escriben tales chorradas sin critica alguna a sabiendas de que la mayoría de las estadísticas confirman que el 80% de los incendios forestales están provocados por el hombre; sólo el 4% pueden ser atribuibles a causas naturales, como la caída de un rayo. Más de la mitad de los siniestros se consideran intencionados. En torno al 30% son debidos a descuidos o negligencias, como una quema de rastrojos, un cigarrillo mal apagado, hogueras encendidas por excursionistas, trabajos en el monte, etc. El resto corresponde a incendios de causas desconocidas, es decir, aquellos en los que las causas que originaron el fuego no llegan a determinarse con claridad.

El cambio climático no tiene nada que ver con los incendios forestales, pero debe ser que esta muy interesado en que los españoles creamos en sus mal intencionados discursos.

Leyendo una entrevista a Carlos Roselló, técnico forestal valenciano, confirma lo que aquí escribo: “Si no se limpian los montes, un incendio grave (como el de Ávila) puede ser intratable”, advierte que, si no se cambia la estrategia hacia la prevención, “los bomberos forestales acabarán defendiendo a las personas contra el bosque”

Hasta el propio ministerio de transición ecológica desmiente al presidente, sirva como prueba la información del grafico de la imagen, donde se puede apreciar que desde 2012, el numero de incendios forestales en España ha ido variando hacia la baja por tanto el cambio climático poco o nada tiene que ver con los incendios forestales, más bien tendrán que ver la falta de prevención por las administraciones.

Antes de las nuevas leyes de medio ambiente, los encargados de limpiar los montes eran los vecinos conjuntamente con su ayuntamiento, que cuidaban su entorno rural pero en un momento épico, a algún lumbreras se le ocurrió crear oposiciones para miles de puestos de trabajo para el cuidado y vigilancia del medio ambiente y colocar así a más altos cargos de confianza en las administraciones  y desde entonces se prohíbe a los vecinos limpiar los montes y debido a que las administraciones tampoco lo hacen, o lo hacen inadecuadamente, al final, los montes están llenos de maleza.

Cualquiera que pasee por los montes podrá observar la cantidad de maleza que hay en ellos, así como las ramas de árboles y pinares podadas que se amontonan en los mismos y que acaba siendo una bomba de relojería para los incendios forestales

Se crearon agentes medio ambientales en los municipios, en las comunidades y en el Estado elevando el gasto publico en millones de euros y aun así, no realizan las labores que les son de su competencia, la de prevención contra los incendios.

Tu si que me matas diciendo las chorradas que se te ocurren o te asesoran, con esa verborrea que solo sirve para tomar el pelo a los españoles.

Verborrea, palabra que te viene al pelo, ya que la definición de la misma dice:

Las personas con verborrea hablan sin parar, con poco feedback con la persona que le escucha.

Puede ser síntoma de un trastorno neurológico o psiquiátrico o en un grado menor ser propio de personas egocéntricas.

Me apunto mas al problema que tienes de egocentrismo.

Que buen regateador se perdió el baloncesto….

 

Miguel Pedrosa

¡Pero qué cara más dura…!

Como ya es sabido por todos los colmenareños, gracias a la información publicada en www.diariocolmenar.com, se ha producido un corrimiento de tierras en el IV Vaso del macro-vertedero de Colmenar Viejo.

Este corrimiento se produjo en el mes de abril, sin embargo, la inspección de las instalaciones no se realizó hasta dos meses más tarde

Los efectos más drásticos para el medio ambiente que pueden ocasionar los vertederos son: Contaminación del aire y efectos atmosféricos Hay más de diez gases tóxicos emitidos por los vertederos, de los cuales el gas metano es el más serio. El gas metano se produce naturalmente durante el proceso de descomposición de la materia orgánica.

Otras molestias y síntomas, según informan expertos, para las personas que viven cerca de los vertederos incluyen somnolencia, dolores de cabeza y fatiga. Los efectos están relacionados con las acciones tóxicas de los productos químicos presentes en los desechos de los vertederos.

Pues bien, a sabiendas de todo este perjuicio que contrae el vertedero, el Alcalde de Colmenar Viejo utiliza una dictadura informativa, callándose que en diciembre denunciaron a la mancomunidad por, entre otras cosas, el posible desprendimiento que podría ocurrir, y así ha sucedido, y ahora, después de que www.diariocolmenar.com sacase la noticia a la calle, llama a sus medios afines para salir a anunciar que él ya sabía que iba a suceder y ante esta situación, espera en su sillón hasta que suceda. Menos mal que no han sufrido daños los trabajadores.

Poner una denuncia en el juzgado no evita los daños, además hay que actuar y más si como dice, tiene un informe técnico al respecto.

Comenta, en su intervención, que es un tema serio y que defiende los intereses de Colmenar Viejo, pues le recuerdo que siendo él concejal, participaba en la junta de gobierno que amplió más de tres veces el vertedero con su voto a favor.

Lo más grave del asunto, es que se ha enterado de la noticia a través del medio libre que lo ha hecho público, un medio que no controla y no puede acallar.

Él mismo lo certifica en su aparición pública en los medios, tal y como se muestra en la foto.

Es vergonzoso que tras salir en un medio de comunicación la noticia, los demás medios estén callados, da la impresión de que esperaban la orden el alcalde para hablar de ello.

Que falta de medios de comunicación libres tenemos en Colmenar Viejo…

El Ayuntamiento de Colmenar Viejo, parecen querer tapar toda noticia grave para que no llegue a los ciudadanos. Una opacidad que, indudablemente, agrava más esta situación.

"El gran responsable de lo sucedido es la empresa, pero ha habido negligencias en el control del propio vertedero por parte de la Administración"

Y desde luego parsimonia por parte del alcalde de Colmenar Viejo

Miguel Angel Pedrosa

Suscribirse a este canal RSS

Madrid

supublicidad aqui