BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in

Manipulados y moldeados

Destacado Manipulados y moldeados

Para reprimir de antemano cualquier revuelta, es importante no recurrir a la violencia. Los métodos arcaicos como los de Hitler han quedado claramente desfasados.

Bastará con crear un condicionamiento colectivo tan poderoso que ni siquiera la idea de rebelarse surgirá de la mente de los hombres.
Lo ideal sería formatear a los individuos desde su nacimiento limitando sus capacidades biológicas innatas.

Luego se continuaría el condicionamiento reduciendo drásticamente el nivel de calidad de la educación para convertirla en una forma de inserción laboral.

Un individuo inculto sólo tiene un horizonte de pensamiento limitado y cuanto más su pensamiento está circunscrito a preocupaciones materiales y mediocres, menos puede rebelarse.

Hay que conseguir que el acceso al conocimiento sea cada vez más difícil y elitista… que se ensanche la brecha entre el pueblo y la ciencia, que la información destinada al gran público quede anestesiada de cualquier contenido subversivo. Sobre todo nada de filosofía.
También en este caso debemos recurrir a la persuasión y no a la violencia directa: difundiremos masivamente, a través de la televisión, entretenimientos que adormecen la mente, halagando siempre lo emocional, lo instintivo.

Ocuparemos las mentes con lo que es fútil y lúdico. Es bueno charlas y músicas incesantes para evitar que la mente reflexione.
Pondremos la sexualidad en el primer plano de los intereses humanos.
Como anestesia social, no hay nada mejor. En general, se hará de tal manera que se destierre la seriedad de la existencia, se ridiculice todo lo que tenga un alto valor, se mantenga una constante apología de la ligereza; para que la euforia de la publicidad, del consumo, se convierta en la norma de la felicidad humana y en el modelo de la libertad.

El condicionamiento producirá así por sí solo una tal integración que el único miedo (que habrá que mantener) será el de ser excluidos del sistema y no poder acceder así a las condiciones materiales necesarias para la consecución de la felicidad.
El hombre de masa, así producido, debe ser tratado como lo que es: un producto, un ternero, y debe ser controlado, como debe ser controlado un rebaño.

Todo lo que permita adormecer su lucidez, su espíritu crítico, es socialmente bueno; todo lo que pueda despertarlo debe ser combatido, ridiculizado, sofocado…

Cualquier doctrina que cuestione el sistema debe ser calificada antes que nada de subversiva y terrorista, y quienes la apoyen deben ser tratados como tales.

Sin embargo, se observa que es muy fácil corromper a un individuo subversivo: basta con ofrecerle dinero y poder

 

Reflexión de la obra titulada “La obsolescencia del hombre” de Günther Anders (nacido el 12 de julio de 1902 como Günther Stern en Breslau, actual Wrocław, Imperio alemán; muerto el 17 de diciembre de 1992 en Viena, Austria) fue un importante filósofo e intelectual germano-austríaco de origen judío.   

En esta reflexión, Anders plantea la idea de que, en lugar de recurrir a la violencia directa, se puede lograr un control más efectivo a través del condicionamiento colectivo y la manipulación de la información y la educación. Es una visión premonitoria que sigue siendo relevante en la actualidad.

Continuando con la reflexión de Günther Anders, podemos explorar cómo se plantea una alternativa a los métodos violentos para mantener el control social. El autor sugiere que, en lugar de recurrir a la brutalidad directa, se puede lograr un control más efectivo mediante la manipulación de la información, la educación y la percepción pública.

En este contexto, Anders argumenta que los métodos utilizados por Hitler y otros líderes autoritarios del pasado, aunque efectivos en su momento, han quedado obsoletos en la sociedad moderna. En lugar de imponer la fuerza física, se puede ejercer un control más sutil a través de:

  1. La propaganda: La difusión de información selectiva y persuasiva para moldear la opinión pública y crear una narrativa favorable al poder establecido.
  2. La manipulación de la educación: Influenciar la enseñanza y el currículo escolar para inculcar valores y creencias que respalden el statu quo.
  3. La vigilancia y el control tecnológico: Utilizar la tecnología para monitorear y regular las acciones de las personas sin necesidad de recurrir a la violencia física.

En resumen, Anders nos insta a considerar alternativas más sutiles y menos destructivas para mantener la estabilidad social y prevenir revueltas. Su visión nos invita a reflexionar sobre cómo podemos abordar los desafíos actuales sin recurrir a los métodos arcaicos del pasado.

 
Inicia sesión para enviar comentarios

Madrid

supublicidad aqui