BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in

La verdad siempre es compleja, como los equilibrios

Destacado La verdad siempre es compleja, como los equilibrios

Hay hombres que son bestias masculinas y hay mujeres que son bestias femeninas.
Y tenemos dos extremos en los legisladores.
Los Talibanes machistas y las feministas extremistas españolas.
Machismo y feminismo radical. Dos injusticias absurdas.

¿Cómo va a ser alguien bueno o malo por su sexo, por su tamaño, por su raza, por el lugar de nacimiento, o el color de su pelo?

El machismo y el feminismo radical coinciden en sus extremos.
Legislar a favor de un género es ser injusto en contra del otro.

“Siempre los hijos para la madre, siempre la casa para la madre, siempre el salario del padre para la madre”.
¿No implica una injusticia de hecho, que convierte al legislador y al juez en delincuentes prevaricadores? ¿En cómplices necesarios del delito?
Y llegamos al colmo de que la mujer que denuncia a su marido y se autolesiona, -por más falsa que sea la denuncia- obtiene un sueldo del estado, y otro de su marido.
Y además orden de alejamiento y pérdida del padre del derecho de vivir en su casa y de ver a sus hijos.
¿Este crimen es el protocolo de actuación de las autoridades?

Y bueno.
Conozco el caso de una mala madre soltera, cargada de soberbia y de feminismo, que a base de cambiar a su hija de colegio montando un pollo en cada uno, porque nadie podía regañar ni castigar a su hija, hiciera lo que les hiciera a los otros niños, consiguió que con quince años, no supiera leer. ¿Quién ha defendido a esa niña frente a esa mujer que la ha arruinado su vida, con la apariencia de que la defendía?
Y, cuando el marido de sus dos nuevos hijos, llega a la conclusión de que su prepotencia narcisista es irreversible, y la única forma de salvar a sus hijos es separándose, y pide el divorcio, entra en escena la legislación vigente.
Un ataque violento al marido, delante de la policía, que le ayuda a huir.
Una acusación de rapto, a gritos en la calle.
Un intento de invasión de la casa de sus padres, para desde allí autolesionarse y desalojar a toda la familia. Una denuncia por intento de asesinato por impedir la invasión. Otra denuncia por maltrato.
Dos aplazamientos del juicio de divorcio.
Cambio de juzgado y del titular de la demanda de divorcio para seguir aparentado que es ella la maltratada, y la que pide el divorcio.
Apropiación de los dos hijos, que vivían provisionalmente en casa de los abuelos con el padre en las medidas cautelares, por el sencillo método de tirar de ellos físicamente y gritar cuando el padre se acerca.

Y cuando el padre llama a la policía, ella con dos guardaespaldas y abogado, insiste en que no puede vivir sin sus hijos, y culpa al padre de que los niños están sin comer y los hace sufrir, hasta que el padre cede, coaccionado por la policía, para que los niños no sufran por el espectáculo y la situación.
Y el padre cede. Como cedió la madre auténtica, del juicio de Salomón.

Las injusticias son injusticias.
Y quienes defienden las injusticias son peligrosos para la sociedad.
Porque desequilibran el orden. Y provocan la justa rebeldía y la violencia.
Y nadie es bueno o malo por su sexo, sino por sus actos con los demás.
No parece difícil de entender.

 

Angel Luis Cancela Zapatero

Modificado por última vez enSábado, 11 Septiembre 2021 10:01
Inicia sesión para enviar comentarios

4°C

Madrid

Mostly Cloudy

Humidity: 61%

Wind: 4.83 km/h

  • 03 Jan 2019 7°C 2°C
  • 04 Jan 2019 11°C -1°C

supublicidad aqui