Menu

Curan la fibrosis pulmonar en ratones rejuveneciendo los tejidos afectados

  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 235

Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han curado la fibrosis pulmonar idiopática en ratones rejuveneciendo los tejidos afectados con una terapia génica que alarga los telómeros.

Tras el infarto de miocardio y la anemia aplásica, la fibrosis pulmonar es la tercera enfermedad asociada a la edad que los científicos del CNIO logran frenar su progresión o curar en ratones con esta misma técnica.Fibrosis

El trabajo, publicado en eLife, confirma que las enfermedades asociadas a la edad pueden tratarse atacando los procesos celulares del envejecimiento, en concreto el acortamiento de los telómeros.

Los telómeros son estructuras de proteínas que actúan a modo de capuchón protector, situados en los extremos de los cromosomas y encargados de proteger la integridad del cromosoma en cada división celular.

Y es que, cada vez que una célula del cuerpo se divide, copia el material genético (el ADN) de los cromosomas, pero en cada división, los telómeros se van acortando hasta que llega un punto en que son tan cortos que se vuelven tóxicos para la célula, que deja de replicarse y es eliminada por el organismo.

Ese daño celular se va acumulando con el tiempo (envejecimiento) y, al final, aparecen las enfermedades.

Cuando los telómeros son más largos de lo normal -cosa que logró por primera vez en 2012 el grupo de María A. Blasco del CNIO con una enzima llamada telomerasa, que es capaz de realargar los telomeros- tienen el efecto contrario: protegen contra el envejecimiento y las enfermedades asociadas a él.

"En aquel momento vimos que la activación de telomerasa mediante terapia génica alargaba la vida de los ratones y a partir de ahí empezamos a probar sus efectos en enfermedades asociadas al envejecimiento, para ver si el mismo tratamiento que podía retrasar el envejecimiento también tenía efectos terapéuticos en patologías asociadas a telómeros cortos, como el infarto, la anemia o la fibrosis", declara a Efe Blasco, autora principal del trabajo.

La fibrosis pulmonar, que afecta a unas 8.000 personas en España, hace que el tejido del pulmón desarrolle cicatrices que causan la pérdida progresiva de la capacidad respiratoria.

Su origen puede ser hereditario (mutaciones en telomerasa) o ser la consecuencia de la exposición a tóxicos ambientales que dañan a las células del pulmón, pero todos los enfermos de fibrosis tienen "telómeros más cortos de lo normal", afirma Blasco, también directora del CNIO.

MODELOS DE RATÓN IDÉNTICOS A LA REALIDAD

Hace dos años, el Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO, liderado por la investigadora, creó ratones que en los que el daño ambiental se suma al producido por los telómeros cortos, lo mismo que seguramente ocurre en los humanos con el envejecimiento.

Con la ayuda de la experta en terapia génica Fàtima Bosch, de la Universidad Autónoma de Barcelona, ensayaron un tratamiento para activar la telomerasa, la enzima que repara los telómeros.

"Para ello utilizamos unos virus adenoasociados fabricados por el grupo de Bosch y que llamamos ‘taxis genéticos’. Cuando se inoculan, estos virus ‘infectan’ a la célula y reintroducen el gen de la telomerasa que se activa, alarga los telómeros cortos y previene la progresión de la fibrosis pulmonar", explica Blasco.

El estudio demuestra que al activar la enzima telomerasa en los ratones se alargaron los telómeros en el tejido pulmonar. Solo tres semanas después del tratamiento, los animales enfermos "mostraron una función pulmonar mejorada y menos inflamación y fibrosis" -escriben los autores en eLife-; dos meses después del tratamiento la fibrosis había "mejorado o desaparecido".

MÁS CERCA DE LA PRÁCTICA CLÍNICA

La investigación para trasladar esta terapia a la práctica clínica en humanos ya está en marcha: "Estamos generando los vectores (taxis) terapéuticos humanos para llevar el gen humano de la telomerasa a los pacientes", asegura la directora del CNIO.

"Ahora mismo el proyecto en el que estamos más avanzados es en el infarto de miocardio, en el que junto a Fàtima Bosch y Francisco Fernández-Avilés (jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón), estamos ensayando ya modelos cercanos al humano".

"Queda mucho por hacer pero seguimos todos los pasos necesarios para hacer ensayos clínicos con humanos", concluye Blasco.

Los americanos blancos se están muriendo

  • Escrito por miguel
  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 564

Un estudio documenta por qué la mortalidad en EEUU es mayor entre blancos de escasa formación

Moisés Naím

25 MAR 2017 - 19:01 CET El País 

aMERICANOS

Tabitha Palmer, de 45 años, y Anthony Palmer, de 59, ejemplo de votantes blancos de Trump en Johnstown, Pennsylvania. Getty

En Estados Unidos, los hombres blancos de mediana edad y con menos educación se están muriendo a un ritmo inusitado. De hecho, su tasa de mortalidad es mayor que la de los hispanos o los negros de su misma edad y de su mismo nivel educativo. La mortalidad de los blancos menos educados es también mucho más alta ahora de lo que había sido hasta comienzos de este siglo. Este es un fenómeno exclusivamente estadounidense. En otros países desarrollados no sucede.

Esta es una de las conclusiones de un importante estudio que acaban de presentar en Washington el Premio Nobel de Economía Angus Deaton y Anne Case, una destacada economista de la universidad de Princeton (y esposa de Deaton).

Ya en 2015, estos dos economistas habían causado revuelo con un estudio que por primera vez documentaba el trágico aumento de las muertes entre los estadounidenses blancos sin estudios universitarios. Mientras que en 1999 su tasa de mortalidad era un 30% más baja que la de los negros de sus mismas características, para el año 2015 la mortalidad de los blancos era un 30% más alta que la de los afroamericanos.Estos cambios en EEUU revierten décadas de progreso. Durante el siglo pasado, y aun hoy, la mortalidad a nivel mundial ha venido cayendo al 2% cada año, en todos los países y en todas las categorías demográficas. Pero los norteamericanos blancos sin mucha preparación académica son la excepción. ¿Qué pasó? Pues que, en este grupo, los suicidios y las muertes por sobredosis de drogasy por alcoholismo aumentaron drásticamente. El cáncer y las enfermedades cardiacas también se agudizaron, así como la obesidad. Desde el 2000, las muertes por estas causas entre los blancos no-hispanos, entre 50 y 54 años de edad, se han duplicado. Y para el 2015 morían a una tasa dos veces mayor que la de las mujeres blancas con las mismas características (y cuatro veces más que la de los hombres blancos que alcanzaron a ir a la universidad).

Una explicación común para esta tragedia es el desempleo que afectó duramente a este grupo de trabajadores, tanto a causa de la crisis como por la globalización y la automatización de la producción, que están haciendo desaparecer los puestos de trabajo de baja cualificación.

El Nobel de Economía Angus Deaton y la economista Anne Case documentan el trágico aumento de muertes entre estadounidenses blancos sin estudiosDeaton y Case no dudan de que el desempleo y la consecuente caída en los ingresos son factores importantes. Pero según ellos no son suficiente explicación y mantienen que la mayor mortalidad de los blancos en EEUU tiene “causas más profundas”. ¿Cómo se explica, si no, que los hispanos y negros que también perdieron sus empleos e ingresos aumentaran su longevidad? ¿Y por qué entre los trabajadores europeos que fueron víctimas de los embates de la gran recesión del 2008 y las políticas de austeridad no se dan las letales tendencias que afectan a los trabajadores blancos estadounidenses? Es más, en Europa la longevidad de quienes tienen menos años de estudio (y menos ingresos) ha seguido subiendo --y a más velocidad-- que la de los europeos con mayor nivel educativo.

Según los dos economistas, las causas más profundas de este fenómeno tienen que ver con lo que ellos llaman “desventajas acumulativas”. Estas son condiciones debilitantes y hábitos disfuncionales que este grupo humano ha ido acumulando durante toda su vida como reacción a profundas transformaciones económicas y sociales. Con frecuencia comenzó con el abandono de los estudios secundarios y la entrada temprana en el mercado de trabajo en épocas de empleos abundantes y salarios atractivos. Pero esta “bonanza laboral” se fue extinguiendo y otros cambios en la sociedad –el papel de las mujeres, el aumento de los divorcios y la fragmentación familiar, la movilidad geográfica– dificultaron la vida a los hombres blancos, y los hicieron más vulnerables a lo que Deaton y Case describen como “muertes por desesperanza”. Son hombres que no ven un futuro mejor ni para ellos ni para su familia.

Las causas más profundas son las "desventajas acumulativas": la extinción de la bonanza laboral y otros factores sembraron la "muerte por desesperanza"Esta desesperanza causa gran sufrimiento. En EEUU la mitad de los hombres desempleados toma medicinas contra el dolor y dos tercios consume opioides. El abuso de estas drogas se ha convertido en una gravísima epidemia. En 2015, más estadounidenses fallecieron por sobredosis de drogas que por armas de fuego y accidentes de tránsito. ¿La abrumadora mayoría de las víctimas? Hombres blancos.

Dos preguntas finales: Primera: ¿Por que los hombres blancos de origen hispano, poca educación formal y mala situación económica mueren menos? Porque tienen más esperanzas de lo que les depara el futuro. Ellos no están añorando una mejor situación económica que tuvieron en el pasado. Nunca los tuvieron. Para ellos el futuro solo puede ser mejor. Y para sus hijos aun mas.

Segunda: ¿Cuál es la reacción política de los blancos estadounidenses con altas tasas de mortalidad? Votar por Donald Trump. Más del 60 por ciento de ellos así lo hizo.

Sígame en twitter @ moisesnaim

 

Subsidiaridad

  • Escrito por Rubén López
  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 503

            “La persona humana necesita la vida social. Esta no constituye para ella algo sobreañadido sino una exigencia de su naturaleza. La socialización presenta también peligros. Unasubsidiariedad intervención demasiado fuerte del Estado puede amenazar la libertad y la iniciativa personales. La doctrina de la Iglesia ha elaborado el principio llamado de subsidiaridad. Según este, una estructura social de orden superior no debe interferir en la vida interna de un grupo social de orden inferior, privándole de sus competencias, sino que más bien debe sostenerle en caso de necesidad y ayudarle a coordinar su acción con la de los demás componentes sociales, con miras al bien común.

            Por bien común, es preciso entender el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección. Supone, el respeto a la persona en cuanto tal, el bienestar social y el desarrollo del grupo mismo y finalmente la paz, la estabilidad y la seguridad de un orden justo. La realización más completa de este bien común se verifica en la comunidad política. Corresponde al Estado defender y promover el bien común de la sociedad civil, de los ciudadanos y de las instituciones intermedias. La unidad de la familia humana, implica un bien común universal. Este requiere una organización de la comunidad de naciones capaz de proveer a las diferentes necesidades, tanto en los campos de la vida social, a los que pertenecen la alimentación, la salud, la educación, etc., como socorrer a los refugiados dispersos por todo el mundo o también ayudar a los emigrantes y a sus familias. El bien común está siempre orientado hacia el progreso de las personas. El orden social y su progreso deben subordinarse al bien de las personas y no al contrario.

            La participación es el compromiso voluntario y generoso de la persona en los intercambios sociales. Es necesario que todos participen, cada uno según el lugar que ocupa y el papel que desempeña, en promover el bien común. Este deber es inherente a la dignidad de la persona humana.

            Los ciudadanos deben cuanto sea posible tomar parte activa en la vida pública. La justicia social sólo puede ser conseguida sobre la base del respeto de la dignidad trascendente del hombre. El respeto de la persona humana implica el de los derechos que se derivan de su dignidad. El principio de solidaridad, es una exigencia directa de la fraternidad humana y cristiana. La solidaridad se manifiesta en primer lugar en la distribución de bienes y la remuneración del trabajo. Los problemas socio-económicos sólo pueden ser resueltos con la ayuda de todas las formas de solidaridad. La solidaridad internacional es una exigencia del orden moral. En buena medida, la paz del mundo depende de ella.

            La sociedad asegura la justicia social cuando realiza las condiciones que permiten a las asociaciones y a cada uno conseguir lo que les es debido según su naturaleza y su vocación”. Doctrina católica, edición conforme al texto latino oficial de 1997.

                                                                                   Rubén López

           

Salvar Europa

  • Escrito por Rubén López
  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 475

            No es ningún secreto, según fuentes oficiales de algunos servicios secretos europeos, la apertura de las fronteras a los inmigrantes no ha tenido otra finalidad que la de destruir culturalmente a Europa. Europa1Tampoco lo es, que Occidente ha armado y financiado el terrorismo que nos azota.

            La Historia milenaria del Viejo Continente, su raíz indiscutiblemente cristiana, su cultura y valores, así como sus pueblos, están en riesgo al verse atacados en el centro neurálgico de su identidad y la familia sobre la que se asientan en la sociedad.

            Corresponde a Europa y en especial a España, como una de sus primeras naciones, no olvidar el pasado, preservarlo sin interpretaciones añadidas y superar, una vez más, otra invasión, esta vez cultural, que atenta contra el pueblo y su esencia más elemental.  

                                                                                               Rubén López

           

Sobre el demonio de los celos

  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 565

Decíamos ayer que si no existen los demonios, que si somos solamente nosotros, con nuestro subconsciente a cuestas ..CELOS

  Y hablando de ir a cuestas, el libro de las mil y una noches, que resulta que es un tratado de magia y de investigación del alma, -lo que viene a ser lo mismo por otra parte-, pues cuenta, en una de las aventuras de Simbad el marino, cómo en uno de sus naufragios, un enano le invita a comer y a beber, y cuando se despierta se le encuentra abrazado con las piernas a su cuello, y desde allí le dirige haciéndole desmayarse y sentir un dolor horrible cada vez que pretende liberarse de él.

  El comportamiento del enano gorrón, se parece mucho al de cualquier adición, tabaquismo, alcoholismo, opio.., pero resulta muy acertada la imagen de un ser diferente, o demonio, a la hora de pretender librarse de él. Como alguien con una voluntad distinta a la tuya y con capacidad de controlarte y producirte dolor.  

La esencia del horror de la situación, es esa voluntad distinta a la tuya.

Recuerdo un día que estaba haciendo ayuno, y estaba distraído leyendo. Y, de repente, estaba en la cocina, con la puerta abierta del frigorífico. Sin que nadie me hubiera pedido permiso.  

Aquí podríamos entrar en el problema de la identidad y la identificación, pero es menos interesante. Para mí, la clave está en los programas de comportamiento.

  Yo no sé hacer lo que sabe hacer mi hígado, ni mi oído, ni reponer un simple glóbulo rojo. ¿Quién es el que sabe hacerlo y lo hace continuamente? Alguien distinto de mí. Resulta obvio. Y con mucha más información de la que yo dispongo.

Y, lo que es más grave. También decide quien me gusta y me resulta atractivo o repelente. Con quien me siento feliz o desgraciado. De quien me enamoro, y a quien le llevo siempre la contraria.

¿Qué es entonces mi libertad? ¿De qué soy responsable, si yo no decido nada por mi cuenta?

¿Dónde está mi seguridad, si no sé quien soy, y alguien –distinto de mí mismo- decide por mí hacia donde voy y donde me paro?

Ahí entra el vértigo. Y del vértigo el pánico.

Y, como no sabemos, obedecemos al primer listo capaz de hablarnos dentro de la mente. Un simple telépata. Algo que somos todos.

Me llamaron un día, a ver si podía ayudar a un hombre que no paraba de escuchar en su cabeza, que se tirara por la ventana.

Un programa de pensamiento. Un demonio.

Para parar el pánico que nos provoca un programa de pensamiento, tengo que imponer otro diferente.

Echar al demonio que me hace sufrir, para que llegue el ángel que me hace sentirme bien.

El programa que nos hace sentirnos bien es el de creer que controlamos todo, que sabemos todo, y que somos nosotros, y solo nosotros los que decidimos qué pasa en nuestra vida.

Tan abrumadoramente ingenuo y tan universalmente implantado.

Así que, dentro de este programa, están principalmente mi mujer y mis hijos, mis padres, y la gente a la que quiero, a los que realmente son los importantes para mí.

Así que …, me identifico con ellos, como hago con el cuerpo que habito, y los llamo míos, y, de ninguna forma acepto que puedan ser diferentes como a mí me conviene que sean, es decir, como creo que deben ser.

Y, si mi mujer, se comporta como ella misma, como la resulta natural comportarse de acuerdo con su naturaleza individual, y sonríe a un hombre atractivo, por ejemplo, yo lo siento como un daño directo a mí mismo, en el rango de peligro de pérdida de la vida. Y siento el pánico de que no controlo, de que no sé todo, y tengo que remediarlo a la mayor urgencia y a cualquier precio.

Como si entran dos extraños en mi casa y se van llevando todo lo que les apetece.. , necesito que las cosas tengan un orden, que me permitan seguir creyendo que mi vida está en mis manos.

Cada programa mental FALSO es un demonio que me va a torturar en cuanto pueda, es el enano de Simbad apretándome el cuello. 

La verdad os hará libres. Enseñaba el Evangelio.

¿No seré yo el demonio que habita el cuerpo, el ser ajeno que le impone comportamientos indeseables para él?

Y, si fuera así, como parece que es, me vendría muy bien saberlo.

También convendría saber que la palabra demonio originalmente significa dios, y que, siguiendo con el evangelio, y la vida eterna, y la de ser hijos de dios, y ser dioses, … también nos vendría bien poder librarnos de programas mentales que nos provocan tanto dolor y tanto miedo …

Cualquier adolescente a los catorce años, ya ha tenido muchos más de catorce cuerpos diferentes, parece evidente que él, -el que ha sido el mismo, el dios que los habita- es alguien distinto de su cuerpo.

Y que, si no se posee a sí mismo,   tampoco tiene ningún sentido que pretenda poseer a nadie.

El demonio de los celos, es el que causa decenas de miles de muertas por violencia, a la que llamamos doméstica.

Cada año, mueren decenas de miles de personas/mujeres poseídas por programas mentales falsos y enfermizos que las enferman y acaban matándolas.

Habría que ir pensando en hacer público que ese programa mental, romántico, del amor de mi vida, como parte mía, de los dos una sola carne y una sola alma, es una enfermedad mental que culmina en decenas de miles de personas asesinadas cada año.

Ninguna persona puede limitarse a ser la idea de esa persona. Ni contigo mismo, ni con las personas a las que quieres. ¡Reconoce que no sabes quien, ni qué eres! Y, a partir de ahí, podrás descubrir, aprender.

Porque, cuando crees que sabes, no aprendes, no puedes aprender.

Somos mucho más que ninguna idea. ¿por qué vas a convertir a las personas más importantes para ti, en algo tan sin valor como una idea, que llega y pasa y se olvida..? ¿por qué vas a seguir creyendo que tus propios límites son los de tus ideas más simples y vulgares?

¡Sálvate! Y no vuelvas a tener celos, no vuelvas a creer que puedes ser propietario de algo, y mucho menos de alguien. Sólo siente la gratitud de ser amado por quien sea que te ame. 

Ángel Luis Cancela Zapatero

Familia

  • Escrito por Rubén López
  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 492

            “Todos perciben los efectos del vuelco de los valores, como la destrucción de la familia, pero son pocos los que son conscientes que detrás deFamilia este vuelco se esconde una estrategia de las élites de poder, desde la ONU a la Unión Europea, pasando por las altas finanzas”. Gabriele Kuby.

            La antigua militante de Mayo del 68, denuncia la situación actual. “El caos social que se deriva de ello precisa un siempre mayor control por parte del Estado; y una situación de este tipo lleva a la tiranía”. Las constantes agresiones a la ley natural, por parte de la legislación vigente, evidencian un menoscabo hacia los valores tradicionales, pero especialmente ponen de manifiesto la agresión directa contra la institución de la familia, como núcleo central de la sociedad de una nación. En el País Vasco, se puede libremente desheredar a los hijos. En el resto del territorio nacional, un menor puede ser embargado por Hacienda, y declarado responsable solidario de las deudas de sus padres. Una menor de dieciocho años, tiene que informar al menos a uno de sus representantes legales si decide abortar, salvo si alega violencia familiar o amenazas. En Andalucía el impuesto de sucesiones, carece de las bonificaciones que aplican otras Comunidades Autónomas, gravando la herencia de forma menos favorable. España es uno de los países del mundo con mayor tasa de divorcio y batió récords en 2008 al superar los cien mil abortos al año, lo que significa casi trescientos niños diarios.

                                                                                             Rubén López

El movimiento continuo

  • Categoría: Sociedad
  • Visto: 616

 

Majestad, señores ministros y autoridades, señores ingenieros y demás asistentes. mvto

Es una curiosa sensación patriótica, ese orgullo de formar parte de una patria, de una parte, de la humanidad que se ha distinguido por hacer el bruto de una forma tan especial y generosa.

 Un trozo de este planeta, lugar de cruzadas, lugar de cruces de ideales diferentes, bañados con sangre, regados con sueños de unir a la humanidad en una forma mejor de ser. Cristiana o musulmana, cooperadora o competitiva. Local o universal.

  Tengo el orgullo de presentarles el resultado de un trabajo esforzado de muchos años, en el que el principal obstáculo ha sido la prepotencia de los sacristanes de la ciencia, de los titulados científicos, por saberse de memoria la solución de los problemas, como ya los solucionaron antes.

 Los sacristanes de la ciencia son los que creen saber, como un dogma de la inquisición, donde está el imposible de la realidad.  Fruto de una enseñanza de castigo, de suspenso, de impedir seguir sin aceptar la sumisión a lo inexplicado. 

Les presento ni más ni menos que el movimiento continuo. Y algo más, mucho más. Les presento a la nueva humanidad disponiendo de energía inagotable, de una potencia infinita, completamente limpia, capaz de permitir a la humanidad controlar las causas y los efectos del cambio climático. Capaz de limpiar el viento y los océanos. Capaz de fabricar oro y diamantes en tanta abundancia como se quiera, capaz de regar los desiertos y convertir en potable el agua de los mares.

  Es una máquina, relativamente compleja, que lo que hace es algo tan sencillo como cambiar de dirección a la energía de la gravedad, de vertical a circular.

La gravedad, la energía gravitatoria, con la que convivimos y con la que peleamos desde la infancia, para poder vivir, para poder levantarnos y desplazarnos, para poder movernos.

La energía invisible y familiar que no nos asusta, pero que es capaz de capturar un meteorito, un simple trozo de piedra y acelerarle de tal forma que termine con todas las especies vivas del planeta en unos pocos días.

La energía que se acelera a 9,8 metros por segundo al cuadrado.

¿Dónde podía haber una energía tan impresionante como esta?

Tan abundante que ni siquiera la tenemos en cuenta.

Para dibujar el entorno en el que vamos a trabajar con la máquina, lo primero a tener en cuenta es la inmensidad de energía que implica ese concepto de “al cuadrado” de la gravedad, y la comprensión de los números críticos.

El número uno al cuadrado no se separa de su valor en ninguna cantidad, pero el número diez ya se separa noventa números de su valor original.

El número cien al cuadrado ya se separa nueve mil novecientos números de su valor original.

El número mil ya se separa novecientos noventa y nueve mil números de su valor original.

Y el millón, está tan lejos de los novecientos noventa y nueve mil millones, que parece imposible.

También lo sabíamos todos, pero da vértigo asomarse a estas cifras de algo tan casero, de andar por casa como es la gravedad.  

La idea del número crítico es la de que algo no funciona haciendo lo mismo, aparentemente lo mismo. Calentamos el agua, la ponemos al fuego, pero hasta que no lleva suficiente tiempo y calor como para que alcance los cien grados no cuece.

Y, si lo que calentamos es el hierro, no se derrite hasta que no llega a los mil cuatrocientos grados.

En estos casos todos los impacientes gritan ¿ves cómo es imposible? ¿ves como no funciona? 

La máquina también tiene números críticos, de forma que hay miles de formas de que no funcione. Y tiene grandes fuerzas y tensiones de forma que hasta que la humanidad no ha dispuesto de materiales tan resistentes como los actuales, no podía hacerse.

Y, sin generadores eléctricos, tampoco tendría apenas utilidad.

La máquina lo que hace es elevar un peso, un objeto pesado, simple, un depósito de agua, unos bloques de hormigón, a través de una polea, a una altura determinada.

Así que ya nos encontramos, por ejemplo, con unos bloques de hormigón, atados entre sí, o sobre un palé, que pesan 350 kilos a cinco metros y medio de altura.

Se muevan o no se muevan están queriendo bajar, tiene una energía potencial, dispuesta para ser empleada.

Y esta misma energía es la que vamos a necesitar para rearmar la máquina. Más sus rozamientos de todo tipo. 

Nuestros 350 kilos de hormigón, a los que en adelante vamos a llamar peso motor, están atados a una cinta, a cinco metros y medio metros de altura, y transmiten por la cinta y la polea esa fuerza en todos los puntos de la cinta.

La punta de la cinta la atamos, con un mosquetón, a la punta de una barra de veinticinco centímetros soldada a un eje de tres centímetros.

(Por supuesto, el eje está entre rodamientos, que, a su vez, están sujetos a una estructura de hierro anclado a un suelo de hormigón con una potencia mucho mayor que la del peso motor, para que no se caiga todo)

Cuando tensemos la cinta, y dejemos que caiga el peso, la barra de veinticinco centímetros, le va a transmitir al eje una fuerza de torsión, en forma de palanca de 25 centímetros contra el radio contrario de 1,5 centímetros, es decir va a multiplicar los 350 kilos por 16,66 veces, lo que supone que disponemos de 5.833 kilos de fuerza de torsión del eje.

En el cuarto de vuelta siguiente del eje de tres centímetros, al que ya vamos a llamar eje motor, le soldamos otra barra de 50 cm, que va a suponer una palanca de 33,33 veces su fuerza, es decir 11.666 kilos.

En el cuarto de vuelta siguiente, le soldamos otra barra de 1 metro, o 100 cm, 66,66 veces su fuerza, 23.333 kilos.

Y en el cuarto de vuelta, una barra de un metro y medio, lo que implica 100 veces su fuerza, y 35.000 kilos.

Entre barra y barra, unos soportes de madera, capaces de transmitir la forma de espiral, que transmita la fuerza, con un radio de palanca menor, cada centímetro, cada milímetro.

De forma que, entre la palanca inicial de 150 cm, a la de 25 cm, se produzcan 1.250 palancas secuenciales de un milímetro de distancia entre ellas.

Luego, al mismo eje motor, y pegado a las propias barras de palancas, le soldamos una rueda dentada, que por medio de una cadena se haga solidario con otro plato dentado veinte veces inferior, y este plato está soldado a otro eje, que tiene otro plato dentado, veinte veces mayor que otro plato dentado veinte veces menor, soldado a su vez a otro eje donde está soldado el volente de inercia.

Cada eje con sus rodamientos de última generación, y dentro de las estructuras suficientes.

De forma que, en la multiplicación de veinte por veinte, la relación de vueltas, resulta de cuatrocientas vueltas por vuelta.

Cada vuelta que da el eje motor da cuatrocientas vueltas el eje del volante.

El volante de inercia, con un peso de cien kilos, y una circunferencia de 8,16 metros, que da cuatrocientas vueltas, por cada vuelta completa que da el eje motor, recorre, en una única vuelta tres kilómetros doscientos sesenta y cuatro metros.

Pero no recorre esos tres kilómetros a una velocidad uniforme, porque habríamos gastado mucha energía de forma inútil en ese trabajo, sino que lo recorre acelerando continuamente como es propio de la gravedad, acelerando al cuadrado, en la aplicación de las 1.250 palancas de los 1.250 radios distintos que va a recorrer la cinta de la que tira el peso motor, y en armonía con las mil doscientas cincuenta veces en las que el volante de inercia ha obtenido una inercia mayor y un rozamiento menor, y acepta una nueva aceleración con un aporte de energía menor.. .

Lo que nos permite la reducción de la palanca, usar el radio menor que expresa la espiral, y alcanzar la velocidad máxima acumulable.

Una vez obtenida la máxima aceleración, en un tiempo previsible menor del minuto, el eje motor, que estará conectado a un generador, se pondrá en marcha y convertirá en electricidad toda la energía mecánica de ese volante de inercia de cien kilos a la velocidad obtenida, que superará en cien veces o más la energía potencial.

Y se rearma la máquina usando una o dos veces esa energía potencial resultante, con lo que el excedente al menos será del 9.800 por cien.

Las claves fundamentales son los números críticos de la velocidad al cuadrado que transmite la energía de la gravedad, que es la que canalizamos.

En el prototipo anterior, en el que trabajamos con una altura de 1,38 cm del peso motor, un volante de inercia de 40 kilos y 3,1416 metros de circunferencia, y unas palancas en espiral de entre 50 y 80 cm, y una multiplicación entre ejes de uno a trescientos, los resultados de tiempo, en dieciséis partes del giro del eje motor, de 58,8 metros cada uno, fueron los siguientes:

Catorce, siete, tres, tres con seis, dos, y uno con veintiocho segundos. 

Esta mejor medida de 58,8 metros en uno con veintiocho segundos segundo, implica una velocidad de 45,93 metros por segundo.

Aplicando la fórmula de equivalencia de altura de esa potencia del volante a esa velocidad en relación con su energía potencial, de:  masa por velocidad al cuadrado, en metros por segundo, dividida por masa por cuatro por nueve con ocho de la gravedad, obtenemos

(40x45,93x45,93) :  (350x4x9,8) = 84.396 : 13.720 = 6,15

Lo que implica una equivalencia de altura de 6,15 metros del peso motor, que empezó solamente a 1,38 cm. 

Lo que implica un excedente de tres veces su energía potencial. (6,15:1,38=4,45)

Nuestra hipótesis de que, con las medidas propuestas para el siguiente prototipo, vamos a superar un excedente de cien veces su energía potencial, se justifica en las proporciones con los cuadrados de la velocidad obtenida, por cada centímetro de circunferencia del volante de inercia. Por la mayor altura inicial del peso motor, y la mayor velocidad de transmisión. 

Aceleramos cien veces más a un volante de una circunferencia mayor del doble, que vamos a multiplicar al cuadrado, y con más del doble de potencia.

Cuando, con alcanzar solamente la misma velocidad del eje motor, que ya alcanzamos en el anterior prototipo ya tendríamos un recorrido de una dieciseisava parte de (8,16x400) 3.267 metros, que son 204 metros, en 1,28 segundos, que implican 159 metros por segundo.

Y aplicando la misma fórmula de equivalencia de altura:

(90x159,53x159,53): (350x4x9,8)= 2.290.546:13.720= 166,94 m

Ciento sesenta y seis veces la energía potencial  

Cada dos minutos. Siempre. Gratis. Limpia. En cualquier lugar. De cualquier tamaño.

Pero realmente, la velocidad va a resultar mucho mayor.

No podemos seguir teniendo nuestras ciudades contaminadas, y nuestros vecinos pasando frío teniendo esta tecnología sin desarrollar.

Angel Luis Cancela Zapatero

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...