Menu

medio ambiente

  • Durante este último mes de abril, los vecinos que acudimos a Remedios para disfrutar de la zona y el hermoso pinar allí existente, nos hemos llevado una desagradable sorpresa al ver que se han talado pinos a doquier sin saber cuál es la finalidad de dicha atrocidad.

    Los pinos no estaban enfermos y si querían despejar un poco la zona se podrían haber talado unos pocos, pero no tantos como para dejar el pinar casi totalmente despejado y dejando unos claros enormes en el terreno con lo cual se va a perder ese verdor y humedad en el suelo cuando llegue el calor penetrante del verano, que secara por completo el suelo perdiendo poco a poco el sustrato natural del mismo.

    Me dicen que ha sido una decisión de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento ha dado el visto bueno no importándole nada como lo han dejado.

    Vaya ingenieros expertos que tenemos en el municipio, unos ponen las farolas con papeleras colgadas en ellas en medio de las aceras, otro, quita el paso de peatones de Remedios con el consecuente peligro de cruzar, ahora que los coches no tienen que poner cuidado al no tener impedimentos para seguir a altas velocidades por la zona y por último, el ingeniero de medio ambiente que parece ser que le preocupa bien poco su función de in vigilando y velar por las zonas verdes del lugar.

    Esperemos que la naturaleza del pinar, mucha más sabia que las personas que deberian de cuidarla, pueda con el calor del verano y no pierda su explendor natural, superando tan gran atropello.

    En las fotos se puede apreciar un antes y un después del pinar de Remedios.

    Miguel Pedrosa Ruiz

    Antes1

    Despues1

     

     

     

     

     

     

     

     

  • El crimen no detuvo sino que extendió el mensaje de la ambientalista hondureña. En el segundo aniversario de su desaparición, su familia y los defensores de los derechos humanos denuncian la impunidad

    Berta

    Berta Cáceres en una marcha reivindicativa en 2015, pocos meses antes de ser asesinada. En vídeo, las declaraciones de su familia. Foto: TIM RUSSO / Vídeo: EPV

     

    Tres balazos resonaron en la madrugada de ese dos de marzo de 2016. Después, el silencio inundó aquella casa de La Esperanza (Honduras), en la que vivía la que probablemente era la ambientalista más famosa de Centroamérica. Berta Cáceres acababa de ser asesinada a pesar del alto nivel de seguridad que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había obligado a proporcionarle. Era el Estado de Honduras el que debía protegerla. Cáceres se ganó la admiración y el odio que le llevaron a ese final al encabezar un movimiento para frenar la edificación de una represa hidroeléctrica en el río Gualcarque, sagrado para el pueblo de los lencas.

    Una investigación elaborada por expertos internacionales y publicada a finales del año pasado concluyó que funcionarios estatales, empleados y extrabajadores de una hidroeléctrica planearon y ejecutaron el homicidio de la ambientalista. Ocho personas están presas como sospechosas de ser autores materiales del crimen, entre ellos empleados de la empresa Desarrollos Energéticos S. A. (DESA), encargada de construir la represa que ella contribuyó a frenar.

    Los parlamentarios opositores hondureños protestaron este miércoles en el Congreso Nacional de ese país con ramos de flores blancas y velas encendidas en su escritorio. Entre ellos se encontraba Olivia Zúniga Cáceres, hija de la ambientalista y miembro del Partido Libertad y Refundación, que no dudó en señalar a los que ellos considera los responsables del asesinato de su madre: "DESA asesinó a Berta Cáceres y esa concesión aún no se ha anulado". La política anunció la presentación de una moción para cancelar definitivamente la construcción de esa infraestructura y continuar así con la labor de su progenitora.

    Cáceres era coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y contaba con una larguísima trayectoria de defensa de los pueblos indígenas a sus espaldas. Llegó a ganar el Goldman Enviromental Prize, el Nobel verde. Tenía cuatro hijos. Todo el mundo sabía que estaba amenazada de muerte por su actividad y cuando se produjo su asesinato decenas de países y personalidades públicas (desde el Vaticano hasta actores como Leonardo DiCaprio) condenaron en crimen y exigieron su resolución. En el momento de su homicidio, la acompañaba en la casa el ecologista mexicano Gustavo Castro, que se ha convertido en el único testigo del crimen.

    Amnistía Internacional ha convocado para hoy un acto para recordar a la ambientalista y denunciar la impunidad del crimen. “Que no se haya resuelto el caso y que sus responsables no hayan rendido cuentas ante la justicia transmite el escalofriante mensaje de que se puede matar impunemente a quienes defienden los derechos humanos si estos se atreven a cuestionar a los poderosos en Honduras”, asegura Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, en un comunicado enviado por la organización.

    Aunque los asesinos querían apagar la voz de Berta, lo cierto es que no lo lograron, sino que consiguieron que su lucha todavía se conociera más debido a la repercusión internacional del crimen. Hace unas semanas, su compañero en la defensa de los derechos humanos y uno de sus mejores amigos, el padre Melo, aseguraba en una entrevista con Planeta Futuro: "Tras la muerte de Berta, fuimos conscientes de que la muerte formaba parte de nuestra realidad. Si la han matado a ella, en cualquier momento me pueden matar a mí". El sacerdote jesuita recalcaba que su muerte supuso un impulso para todos aquello que la querían y que ahora deben seguir con su lucha.

    El año pasado, la ONG Global Witness declaró que Honduras era el país más peligroso del mundo para quienes defienden los derechos medioambientales, y documentó el homicidio en ese país de más de 120 defensores y defensoras desde 2010, apunta Amnistía Internacional en su comunicado. El de Berta Cáceres es uno de ellos y todavía no hay nadie condenado. Esto no sorprende en un país en el que el 90% de los asesinatos no se resuelven, pero sí indigna, y muchos no están dispuestos a que este crimen quede en el olvido.

    Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

    PatriciaPatricia Peiró Madrid2 MAR 2018 - 17:09 CET

     

     

     

     

  • Se quiere  hacer participar a la sociedad española de los debates que se producen en los Parlamentos (Europeo, Estatal y Autonómico), con el fin de llevar las propuestas a regiones rurales, caravana ruralacercando nuestras instituciones a los ciudadanos y contribuyendo a informar y analizar cómo la realidad local se ve afectada por amplias e intensas transformaciones que exigen constante respuesta de la Unión Europea en forma deregulación normativa, adecuación presupuestaria y acción institucional.

    Se pone a tal fin  una caravana informativa con un vehículo adaptado para desarrollar actividades divulgativas en las zonas rurales. Esta recorrerá, durante los días previos a las Jornadas, distintas localidades. Se realizarán mesas informativas y/o reuniones con entidades de la sociedad civil, reparto de información y publicidad de las Jornadas en todas las localidades del itinerario. 

  • Ayuntamiento2

    El Ayuntamiento solicita la colaboración ciudadana para evitar esta Navidad la acumulación de desechos y envases junto a los contenedores e 'islas ecológicas'

    La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Colmenar Viejo ha solicitado la colaboración ciudadana y de los comerciantes para conseguir que esta Navidad se mantengan limpias las vías públicas, especialmente, los lugares que ocupan los contenedores de basura y las 'islas ecológicas'.

    Este departamento recuerda que durante esas fechas sólo hay dos días en los que se suspende el servicio de  recogida de basura, el día 25 de diciembre, Navidad, y el día 1 de enero, Año Nuevo.

    Por ese motivo, la Concejalía de Medio Ambiente ruega a los vecinos y comerciantes que los residuos que pudieran generar en sus hogares y establecimientos los días previos a esos dos días, y el mismo día de Navidad y Año Nuevo, los depositen en los contenedores cualquier otro día que no sea el 25 de diciembre o el 1 de enero, evitando en la medida de lo posible la colmatación de los contenedores.

    La Concejala de Medio Ambiente colmenareña, Antonia García, ha recordado que la Navidad “es, posiblemente, la época del año en la que se generan más residuos por los encuentros, comidas y cenas familiares y de amigos en los hogares y en los establecimientos de hostelería, por las compras y por los regalos que se hacen y el día 25 de diciembre y el 1 de enero no es extraño ver desechos, envoltorios y envases junto a los contenedores. Lo que
    pedimos a los vecinos y comerciantes es que aporten su granito de arena para mantener limpia la localidad también esos días, depositando los residuos dentro de los contenedores, convenientemente embolsados o, en su caso, plegados cualquier otro día de esas fiestas”.

    Por su parte, el Alcalde Miguel Ángel Santamaría ha señalado que “en estas fechas se celebran numerosas fiestas privadas en los hogares que, por supuesto, no necesitan ningún permiso administrativo pero todos debemos tener presentes los límites de ruido razonables para no molestar a los vecinos y mantener una buena convivencia. Con cierta tolerancia todos podemos disfrutar de estas fiestas tan entrañables en compañía de nuestros familiares y amigos”.

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...