Menu

estrellas

  •            Trescientos mil trillones, es sólo el número de estrellas “enanas rojas” que, últimamente, barajan los científicos como posible cifra de las existentes en el universo. Estrellas

    A este dato, hay que añadir que tan sólo podemos estar viendo el cuatro por ciento del total de aquel, sin contar la materia y energía oscura. El número total de planetas, por tanto, casi duplicaría al número de estrellas. Sin embargo, los creyentes en la astrología, están convencidos de que nuestra vida está gravemente influenciada por la alineación de los planetas del Sistema Solar, o las constelaciones visibles.

                Si se acepta que hay más estrellas en el universo observable, que granos de arena en todo el planeta Tierra, la astrología estaría afirmando que todo cuanto ocurre en nuestra vida cotidiana, obedece a la superstición de determinarlo según la voluntad de uno de esos granos, despreciando todos los demás.

                                                                                                   Rubén López

  • Hace mucho tiempo - el cómo, es irrelevante - tuve la certeza de una entidad que forma parte de nosotros. Para que nos entendamos, diferentes culturas le llaman alma, espíritu, psique, etc. ¡No creo en ninguna religión!, lo cual no es óbice para haber visto, sentido y conocido en varias ocasiones su existencia. Tengo la certeza de que estamos compuestos por una parte física y otra energía llámese como quiera llamarse.

    Tres

    Ya que he conseguido vuestra atención hablando de algo que cualquier ser humano se ha cuestionado, quisiera dar un salto a otro tema completamente distinto y que, veréis, guarda relación, un poco de paciencia.

    Los que me conocéis, sabéis que una de mis pasiones es la astrofísica, es mi pasión quizás más por mi curiosidad insaciable que por mi absoluto desconocimiento.

    No os voy a soltar aquello de “Yo... he visto atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser..."(*), pero casi.

    Me corta la respiración el conocer la magnitud del universo y lo que somos con respecto al mismo. Pienso en inmensas estrellas azules, blancas, amarillas, anaranjadas, rojas,...

    Pienso en una gigante roja que estalla convirtiéndose en una supernova, liberando tal cantidad de energía que no es posible imaginar ni medir.

    Pienso en un Pulsar, los faros del Universo, estrella que expulsa chorros de rayos gamma y rayos x a intervalos regulares, como los latidos del corazón. Si uno solo de esos chorros alcanzase nuestro planeta lo pulverizaría.

    Pienso en cometas que colisionan brutalmente contra planetas, produciéndole grandes heridas y al tiempo llevándole agua y vida.

    Pienso en la estrella más cercana a nosotros, Alfa Centauro, que está a 41,3 billones de kilómetros y que el Universo visible tardaríamos en recorrerlo 93.000 millones de años viajando a la velocidad de la luz.

    Una

    Pienso en la magnitud del ser humano frente al Universo en el que vivimos. Si nos pusiésemos todos los habitantes de la Tierra uno encima de otro, no llegaríamos a Marte nuestro planeta más cercano.

    Pensemos que habitamos este planeta desde hace 165.000 años frente a los 13.700 millones de años de edad del Universo. Ni tan siquiera alcanzamos la categoría de anécdota.

    Volviendo al principio de este relato, si de verdad existe un alma y no es una alucinación mía, ¿qué entidad tiene frente a la grandeza, el esplendor del Universo? La suma de todas los espíritus de los seres humanos que existen y han existido es apenas el eructo de un Pulsar.

    Y entonces pienso en nuestras pasiones, alegrías, tristezas, esperanzas, risas, llantos, amor, odio, los besos, los abrazos, el olor a tormenta, el olor a hierba... En toda la belleza que nuestras manos y nuestra mente han creado en la pintura, escultura, arquitectura, música...

    No puede ser que "Todos esos momentos se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia"(*)

    Todo esto tiene que tener algún sentido para el que no tengo respuesta

    Entonces miro al cielo en la noche y pienso que, al menos, siempre, somos y seremos polvo de estrellas.

    ________

    Un artículo de: Juan Carlos Vázquez Luna

    (*) Las frases entrecomilladas están sacadas de la película Blade Runner, dichas por el personaje Roy el replicante.

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...