Menu

espiritu

  • En los Juegos Olímpicos no todo tiene que ver con ganar", recuerda el COIRio

    Las atletas Nikki Hamblin y Abbey D'Agostino fueron las últimas en llegar a la meta este martes en la segunda serie de la primera ronda de los 5.000 metros en los Juegos de Río. Las dos pasarán a la final, sin embargo. Los jueces han premiado el gesto de deportividad de ambas que, tras caer, se ayudaron mutuamente. 

    Como tuiteó la cuenta oficial del Comité Olímpico Internacional (COI): "En los Juegos Olímpicos no todo tiene que ver con ganar".

    La neozelandesa Nikki Hamblin, vestida de negro, cayó tras chocar con otra corredora. Abbey D'Agostino, con equipación azul, tropezó con ella y se fue también al suelo. D'Agostino se levantó y ayudó a Hambling a incorporarse. Ambas comenzaron a avanzar pero la estadounidense cojeaba y después de unos metros, volvió al suelo con un gesto de dolor. Hamblin, que sí se encontraba bien, le devolvió el gesto y se paró a ayudarle.

    Las dos atletas marcaron un mal tiempo, con 16:43.361 y 17:10.02 respectivamente, a un minuto de la ganadora, la etíope Almaz Ayana. El resultado no les servía para pasar a la final pero los jueces consideraron que su espíritu deportivo bien valía una recalificación.

    En la meta, a donde D'Agostino llegó en silla de ruedas, ambas se fundieron en un abrazo ante un público que las aplaudió emocionado.

     

     

     

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...