Menu

asesinato

  •             Toma de posesión como presidente de los EE UU (20/1/1961):John F. Kennedy

                Compatriotas:

                Celebramos hoy, no la victoria de un partido, sino un acto de libertad -simbólico de un fin tanto como de un comienzo- que significa una renovación a la par que un cambio, pues ante vosotros y ante Dios Todopoderoso he prestado el solemne juramento concebido por nuestros antepasados hace casi 165 años. El mundo es muy distinto ahora. Porque el hombre tiene en sus manos poder para abolir toda forma de pobreza y para suprimir toda forma de vida humana. Y, sin embargo, las convicciones revolucionarias por las que lucharon nuestros antepasados siguen debatiéndose en toda la tierra; entre ellas, la convicción de que los derechos del hombre provienen no de la generosidad del Estado, sino de la mano de Dios.

  • El crimen no detuvo sino que extendió el mensaje de la ambientalista hondureña. En el segundo aniversario de su desaparición, su familia y los defensores de los derechos humanos denuncian la impunidad

    Berta

    Berta Cáceres en una marcha reivindicativa en 2015, pocos meses antes de ser asesinada. En vídeo, las declaraciones de su familia. Foto: TIM RUSSO / Vídeo: EPV

     

    Tres balazos resonaron en la madrugada de ese dos de marzo de 2016. Después, el silencio inundó aquella casa de La Esperanza (Honduras), en la que vivía la que probablemente era la ambientalista más famosa de Centroamérica. Berta Cáceres acababa de ser asesinada a pesar del alto nivel de seguridad que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había obligado a proporcionarle. Era el Estado de Honduras el que debía protegerla. Cáceres se ganó la admiración y el odio que le llevaron a ese final al encabezar un movimiento para frenar la edificación de una represa hidroeléctrica en el río Gualcarque, sagrado para el pueblo de los lencas.

    Una investigación elaborada por expertos internacionales y publicada a finales del año pasado concluyó que funcionarios estatales, empleados y extrabajadores de una hidroeléctrica planearon y ejecutaron el homicidio de la ambientalista. Ocho personas están presas como sospechosas de ser autores materiales del crimen, entre ellos empleados de la empresa Desarrollos Energéticos S. A. (DESA), encargada de construir la represa que ella contribuyó a frenar.

    Los parlamentarios opositores hondureños protestaron este miércoles en el Congreso Nacional de ese país con ramos de flores blancas y velas encendidas en su escritorio. Entre ellos se encontraba Olivia Zúniga Cáceres, hija de la ambientalista y miembro del Partido Libertad y Refundación, que no dudó en señalar a los que ellos considera los responsables del asesinato de su madre: "DESA asesinó a Berta Cáceres y esa concesión aún no se ha anulado". La política anunció la presentación de una moción para cancelar definitivamente la construcción de esa infraestructura y continuar así con la labor de su progenitora.

    Cáceres era coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y contaba con una larguísima trayectoria de defensa de los pueblos indígenas a sus espaldas. Llegó a ganar el Goldman Enviromental Prize, el Nobel verde. Tenía cuatro hijos. Todo el mundo sabía que estaba amenazada de muerte por su actividad y cuando se produjo su asesinato decenas de países y personalidades públicas (desde el Vaticano hasta actores como Leonardo DiCaprio) condenaron en crimen y exigieron su resolución. En el momento de su homicidio, la acompañaba en la casa el ecologista mexicano Gustavo Castro, que se ha convertido en el único testigo del crimen.

    Amnistía Internacional ha convocado para hoy un acto para recordar a la ambientalista y denunciar la impunidad del crimen. “Que no se haya resuelto el caso y que sus responsables no hayan rendido cuentas ante la justicia transmite el escalofriante mensaje de que se puede matar impunemente a quienes defienden los derechos humanos si estos se atreven a cuestionar a los poderosos en Honduras”, asegura Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, en un comunicado enviado por la organización.

    Aunque los asesinos querían apagar la voz de Berta, lo cierto es que no lo lograron, sino que consiguieron que su lucha todavía se conociera más debido a la repercusión internacional del crimen. Hace unas semanas, su compañero en la defensa de los derechos humanos y uno de sus mejores amigos, el padre Melo, aseguraba en una entrevista con Planeta Futuro: "Tras la muerte de Berta, fuimos conscientes de que la muerte formaba parte de nuestra realidad. Si la han matado a ella, en cualquier momento me pueden matar a mí". El sacerdote jesuita recalcaba que su muerte supuso un impulso para todos aquello que la querían y que ahora deben seguir con su lucha.

    El año pasado, la ONG Global Witness declaró que Honduras era el país más peligroso del mundo para quienes defienden los derechos medioambientales, y documentó el homicidio en ese país de más de 120 defensores y defensoras desde 2010, apunta Amnistía Internacional en su comunicado. El de Berta Cáceres es uno de ellos y todavía no hay nadie condenado. Esto no sorprende en un país en el que el 90% de los asesinatos no se resuelven, pero sí indigna, y muchos no están dispuestos a que este crimen quede en el olvido.

    Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

    PatriciaPatricia Peiró Madrid2 MAR 2018 - 17:09 CET

     

     

     

     

  • Las autoridades de Ecuador emitieron la máxima pena que les permite la ley en contra de los dos hombres implicados en el homicidio de las dos jóvenesArgemtinas

    Soraya Constante

    Quito18 AGO 2016 - 03:33 CEST

    .

    El Tribunal Penal de Santa Elena emitió una histórica sentencia para los dos implicados enel asesinato de las turistas argentinas María José Coni y Marina Menegazzo. Tras una larga audiencia de juzgamiento que comenzó el pasado 8 de agosto, Segundo P. y Eduardo D. fueron condenados a 40 años de cárcel. La Fiscalía presentó como pruebas la declaración de 36 personas y más de 300 indicios levantados, como documentos, prendas íntimas, zapatos, videos y muestras de ADN, entre otros, hallados en las escenas del doble crimen. “Hubo muchas pruebas contundentes, sobre todo, las pruebas de ADN que los vincula a las armas homicidas, a los cuerpos de las chicas, a la escena del crimen”, dijo Hernán Ulloa, abogado de las víctimas.

    La familia expresó su satisfacción con la sentencia y el trabajo de María Dolores Coloma, fiscal encargada de la investigación, que no dejó espacios para las dudas. “Yo primerodesconfiaba de que ellos fueran los culpables, pero luego de ver las pericias, los videos, ahora estoy convencida de que sí son”, declaró Gladys Steffani, madre de María José, al diario El Telégrafo. “Aquí estamos de pie, no diría esperanzadas, porque es una palabra muy positiva para lo que hemos pasado, pero sí con la mirada puesta en un mundo más humano”, dijo Cristina Menegazzo, madre de Marina.

    Las madres de las jóvenes encontradas muertas en Ecuador creen quehay más personas involucradas y eso lo confirma la pericia en la que se determinó que había más perfiles genéticos en la casa donde ocurrió el doble asesinato, entre ellos el de dos mujeres que también pudieron ser víctimas.

    Ulloa explica que 26 años es la máxima pena establecida en la legislación ecuatoriana para el delito de asesinato, pero en este caso se aplica el tope de 40 años que permite el Código Penal por los agravantes y la concurrencia de varios delitos como robo y violación. “Es una sentencia histórica y marca un precedente importante para la seguridad de nuestra sociedad”, concluye el jurista.

    Las turistas argentinas desaparecieron el pasado 22 de febrero en Montañita, una de las playas más visitadas de Ecuador. Las chicas tenían pensado trasladarse haciendo autostop ese mismo día hacia Guayaquil y seguir el viaje a Perú. Allí, el 25 de febrero, pretendían tomar un vuelo de Skyairline a Chile y luego a Mendoza (Argentina). Ahora y tras la reconstrucción de los hechos se sabe que ambas conocieron a su asesino ese 22 de febrero y cambiaron su rumbo. Sus cuerpos fueron hallados pocos días después, dentro de bolsas plásticas, y en distintos sitios. 

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...