BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in
Rubén López

Rubén López

Another Brick In The Wall

1979, dista el tiempo necesario para ver cumplido un vaticinio seguro y anunciado en uno de los temas del grupo británico Pink Floyd, cuya versión musical se acompañaba de un video que mostraba la realidad de unos estudiantes forjados en igualdad de condiciones, eliminando toda distinción práctica en sus programadas mentes, simbolizadas por la uniformidad de los rostros informes que se desdibujaban a modo de ladrillos similares, reflejados en una convencional pared cuya simbología no era sino el reflejo de una sociedad disuelta en una inexistente creatividad individual capaz de romper el igualitarismo de pensamiento impuesto por el sistema educativo reflejado por la banda musical. Al final, la destrucción del centro educativo rodeado en llamas y la demolición del muro, rompía los homogéneos ladrillos en una liberación por parte de los estudiantes de la opresión plasmada en la conducta inicial e inquisitiva del profesor.

                                                                                               Rubén López

Sin propiedad

Si bien y, en apariencia, pudiera parecer que el sistema bajo el cual vivimos ha entrado en un cierto grado de contradicción, lo cierto es que en mitad de la actual guerra económica entre las grandes potencias, y las medidas globalistas vs proteccionistas, conviven la desregulación que libera la economía para las grandes corporaciones, que apenas pagan impuestos, al tiempo que se precarizan las condiciones laborales del mercado de trabajo, y aumenta para la población en su conjunto el hecho de tener que pagar por todo. El castigo del ahorro a base de comisiones por parte de las entidades bancarias, se acompaña por el constante aumento de impuestos que no hace sino menoscabar la propiedad privada de los ciudadanos, al tener que pagar por la vivienda que habitan, el vehículo que conducen o la energía que inevitablemente consumen. En este escenario, en el que unos pocos juegan en las grandes ligas, mientras la mayoría se limita a sobrevivir, la brecha entre ricos y pobres aumenta al mismo ritmo que se precariza la sociedad y se desvanecen los derechos sociales. Mientras los grandes actores económicos escapan cada vez más a la vigilancia de los Estados en proceso de disolución, aumenta el control de todo tipo sobre la sociedad. Caminamos hacia una economía en la que está desapareciendo la propiedad privada, y en la que cada vez más hay que pagar por lo más básico.

                                                                                               Rubén López

Flujos de capital

            Como explica el profesor Alfredo Jalife, la Economía responde mejor para interpretar la realidad a la dinámica de fluidos de la Física, que a la interpretación que lleva a cabo la propia Ciencia Económica. Los poseedores de la riqueza, que se concentra en el ya reiterado 1% de la población mundial, colocan grandes cifras en la formación de fondos de capital, que son manejados por agentes de inversión que los hacen circular a escala global, con el fin de obtener importantes márgenes de beneficios. Algunos de estos fondos dejan empequeñecidas a las economías de los Estados y provocan, en no pocas ocasiones, la quiebra de algunos de ellos, el derrumbe de entidades financieras o la pérdida de los recursos con los que sufragar los gastos que los derechos sociales, conquistados con tanto esfuerzo a lo largo de los años, permiten disfrutar a la población de un margen de bienestar. La nueva forma de hacer dinero, ya no se concentra en la fórmula de crear empresas y repartir el capital social en acciones que se cotizan en un mercado bursátil, sino en mover ingentes cantidades de dinero en inversiones que requieren la desregulación y la total desaparición de las fronteras entre los países. Es, en realidad, un coto reducido en el que pueden interactuar muy pocos actores que sobrepasan a cualquier economía nacional.

                                                                                               Rubén López

Europa

            “El poder legislativo y ejecutivo caerán frente a las grandes empresas”. Santiago Niño Becerra.                        

            Europa está entrando ya en una nueva Edad Media, según apuntan determinados autores, con una población musulmana creciente frente a una población europea que hace tiempo que ha aparcado la natalidad a un lado del crecimiento demográfico. En este contexto, el actual modelo se compone de un sistema institucional desentendido de toda soberanía nacional, cuyo reducto, como pueda ser el Parlamento Europeo, carece de cualquier importancia en la toma de decisiones. El Viejo Continente se debate en un clima de guerra económica entre las grandes potencias que se reparten el poder por el control mundial, y el hecho de haber quedado reducido al escenario a desmembrar. Si bien las categorías de derecha e izquierda han desaparecido del horizonte político, en detrimento del globalismo frente al nacionalismo, la nueva realidad europea se dibuja entre el euroescepticismo y los defensores a ultranza de la Unión Europea, que no es otra cosa que la burocracia del establishment al servicio de las grandes corporaciones.

                                                                                               Rubén López

Suscribirse a este canal RSS

4°C

Madrid

Mostly Cloudy

Humidity: 61%

Wind: 4.83 km/h

  • 03 Jan 2019 7°C 2°C
  • 04 Jan 2019 11°C -1°C

supublicidad aqui