BANNER PEDROA IZONA contratesupublicidad

Log in
Rubén López

Rubén López

Trabajo

    Si bien el Derecho del Trabajo ha ido rebajando los niveles de protección del trabajador, la situación ha diezmado la seguridad de aquel en una economía sumergida en la crisis y en una reordenación de su modelo económico. Por si fuera poco, la guerra económica entre las grandes potencias hegemónicas acentúa la inestabilidad que acompaña al sector energético y a los principales sectores estratégicos. El reacomodo del tablero mundial, finaliza en las nubes que amenazan algo más que lluvia sobre el horizonte más inmediato descrito. En este contexto, los contratos según las necesidades del mercado, y la carestía de bienes antes considerados como de primera necesidad no va a ser, sino que de hecho es ya la realidad entre la población. La falta de previsión de un modelo de pensiones y la pauperización de la clase media, está distribuyendo a la sociedad en un sistema auténtico de castas.

                                                                                   Rubén López

Romanticismo

            Como respuesta frente a Napoleón, se levantó el Walhalla como expresión del Romanticismo. La pretensión de extender los principios ilustrados y liberales por el área de influencia creada bajo la acción directa de La Grande Armée, provocó una reacción en sentido inverso, llevando al idealismo y al romanticismo a la máxima definición artística del sentimiento frente a la razón, y a la exaltación de los valores tradicionales, religiosos y nacionales frente a la revolución destructora de dichos dogmas. El ideal tradicional de la belleza, en armonía con la naturaleza y los paisajes, en el sentido platónico que identificaba aquella con la idea de bondad, nació como un ímpetu idealista en la búsqueda de libertad y de un orden de las cosas establecido en su necesario encuentro con el pasado y el presente para determinar el futuro anclado en la voluntad de la línea historicista marcada por el paso del tiempo.

                                                                                               Rubén López

¿Seguridad o control?

            “El Gran Hermano te observa” (1984). George Orwell.Captura

 

            A juzgar por un informe hecho público por el propio Ministerio del Interior, la apreciación de la seguridad por parte de los ciudadanos no exigía la instalación de un sistema de vigilancia en las calles y vías de comunicación. Sin embargo, sin que la ciudadanía haya sido consultada y, por supuesto, a costa de su bolsillo, el país se ha ido dotando a lo largo y ancho de su territorio de un amplio sistema de control salido de una futurista película de ciencia-ficción. ¿Seguridad? Nuestro municipio no ha sido una excepción, y desde hace unos meses cuenta con un sistema avanzado de videovigilancia. Sin embargo, está siendo objeto de una auténtica oleada de robos a domicilio, bajo la atenta mirada de todo un dispositivo incapaz de otorgar el propósito con el que se ofreció a la ciudadanía, -su seguridad-. Desde su instalación, un incontable número de viviendas está siendo objeto de asaltos y robos perpetrados por bandas que operan con total impunidad, provocando la lógica alarma y preocupación de los vecinos. ¿Realmente es creíble que una cámara nos grabe en la parada del autobús por nuestra seguridad, o tenía razón Orwell?

                                                                                   Rubén López

Educación

            “La educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”.John Dewey. Educacion

            Si hay algo que iguala a las personas, al margen de cualquier otra consideración, es la educación. La mera gestión pública o privada de un centro educativo, o la orientación religiosa de su ideario, no son, ni deben ser, el centro de la discusión. La clave de todo sistema educativo debe centrarse en que, al margen de toda valoración material, sea de la máxima calidad para todo el conjunto de la población, sin que nadie y, menos por razones económicas, pueda verse excluido de ella.

            De igual forma, la educación recibida, expresada en su realización profesional, debe ser puesta al servicio de la sociedad, y no sólo utilizada para beneficio propio.

            La educación no puede ser una programación social, un condicionamiento y menos aún un adoctrinamiento. La desaparición de las humanidades, los recortes en los años curriculares o el abandono de la cultura clásica, no son sino el comienzo de estudios meramente técnicos, orientados a un mercado que reduce la persona a una mera pieza de producción, a un intercambio de trabajo por salarios reducidos, que convierten a aquella en un mero consumidor eficiente dentro de un sistema cerrado. El tiempo, tampoco puede ser obstáculo para el acceso a la educación. El mercado rechaza la edad, excepto si el sistema económico se ve en peligro, y reduce el tiempo de formación a una temprana edad, el resto es reciclaje.

            La palabra de moda que se emplea en términos de educación es “excelencia”. Un término vacío de contenido que sirve para no decir nada y se confunde con rankings y otros grados de medición, que presumen de un alto nivel de éxito profesional, cuando quien estudia en ciertos centros no consigue un puesto por haberlo hecho en él, sino por estar ya colocado antes de empezar a estudiar.

            La educación es el único valor real del que dispone una sociedad para igualarse, desarrollarse y prosperar; por eso, debe defenderse libre de cualquier intromisión interesada.

                                                                                   Rubén López

Suscribirse a este canal RSS

4°C

Madrid

Mostly Cloudy

Humidity: 61%

Wind: 4.83 km/h

  • 03 Jan 2019 7°C 2°C
  • 04 Jan 2019 11°C -1°C

supublicidad aqui